ARCHIVADO EN:

Barcelona ha inaugurado el monumento a las 16 víctimas de los atentados terroristas del 17 de agosto de 2017. Se trata de una placa de 12 metros de largo situada en el suelo que ha quedado colocada muy cerca del mosaico de Miró.

En la placa, se hace constar la fecha y la hora del terrible atentado con la furgoneta que conducía el terrorista Younes Abouyaaqoub, junto a una frase en la que se puede leer: “Que la pau et cobreixi, oh ciutat de pau”. La frase está escrita en árabe, catalán, castellano e inglés. Además, en la placa también aparece un dibujo del artista Frederic Amat.

CRITICAS POR ABANDONO

Sin embargo, las autoridades se han tenido que enfrentar a las críticas de los familiares de las víctimas, que consideran que les han dejado abandonados en los últimos tiempos.

Los familiares han recriminado a las autoridades que les han dejado solos / @govern
Los familiares han recriminado a las autoridades que les han dejado solos / @govern

Ha sido la hermana de un niño muerto en los atentados, Mireia Martínez, la encargada de tomar la voz por parte de los familiares de las víctimas. Tras recordar uno a uno a cada una de las personas que resultaron muertas en aquellos atentados terroristas, Mireia Martínez ha criticado la actitud de las administraciones, a las que ha recriminado su falta de acompañamiento, la ausencia de muestras de cariño y la escasa empatía que han mostrado con su sufrimiento.

Entre las autoridades presentes que han tenido que escuchar los reproches de los familiares de las víctimas han estado la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, la consellera de Presidéncia de la Generalitat, Elsa Artadi, y el conseller de Interior, Miquel Buch.

Una vez acabado el acto, las autoridades se han retirado sin querer hacer ningún tipo de declaraciones.