ARCHIVADO EN:

La huelga general del 21 de febrero –con un telón independentista por el juicio del 1-O– no ha conseguido paralizar Barcelona. Primero, por la mañana, han salido a la calle los jóvenes. Por la tarde lo han hecho los “adultos”, con los niños, los perros, patinetes, etc. Sin embargo, la huelga convocada por el sindicato Intersindical-CSC y apoyada por el Govern y los partidos independentistas no ha alterado el ritmo habitual de la ciudad. Apenas ha afectado al transporte público, ni al seguimiento en las escuelas e institutos, comercios y función pública.

El ambiente –pese a que la reivindicación no tenía que ser únicamente independentista– ha sido independentista. Algunos paquistaníes vendiendo banderas, amigos tomando una cerveza en corrillo, conversaciones sobre el juicio, los políticos presos, el auge de Vox en Andalucía. No han faltado los selfies para inmortalizar el momento ni las esteladas para blandir al son de "in-inde-independencia".

POCO SEGUIMIENTO

Según la Guàrdia Urbana, 40.000 personas han asistido a la concentración que ha recorrido paseo de Gràcia, aunque los organizadores elevan la cifra hasta los 200.000. Entre gritos de "Independencia", "Libertad presos políticos" y "1-O, ni olvido ni perdón", la marea ha bajado de forma pacífica desde Jardinets de Gràcia hasta Gran Via de les Corts Catalanes.

Asimismo se han oído gritos de "Buch dimisión", en referencia al conseller de Interior, por el papel de los Mossos d'Esquadra frente a los activistas de los Comités de Defensa de la República (CDR) que han realizado cortes de carretera y acciones de protesta a lo largo de la jornada.

LOS LÍDERES EN PRIMERA LÍNEA DE LA MARCHA

En primera línea de la marcha –tras la pancarta "21F Huelga General"– se han colocado representantes sindicales como Carles Sastre (Intersindical-CSC) o Ramon Font (Ustec), además de Tito Álvarez, portavoz de Élite Taxi y cara visible de las protestas del sector del taxi en Barcelona.

Manifestantes yendo a la concentración del 21F / HUGO FERNÁNDEZ
Manifestantes yendo a la concentración del 21F / HUGO FERNÁNDEZ

Los portavoces de la movilización unitaria (David Fernàndez, Anna Sallés, Martí Anglada y Estel Solé) han sido los encargados de leer desde el escenario un manifiesto. Sobre las tablas han denunciado "los constantes recortes de derechos civiles y políticos por parte del Estado".

CONTRA LA REFORMA LABORAL 

Por su parte, la portavoz de la Intersindical-CSC Àngels Massip ha denunciado que la "espiral de destrucción" desde que se aprobara la reforma laboral de 2012 continua vigente. Además ha echado en cara al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que termine su mandato "sin ninguna acción concreta" aprobada.

El punto y final lo ha puesto David Fernàndez llamando a participar en la huelga feminista del 8 de marzo y recordando a "presos políticos y exiliados". El acto ha terminado –y la huelga “general” también– con el himno de Catalunya. Bon cop de faaaaalç.

PROTESTA DE LOS CDR

Al cierre de esta manifestación, los CDR han iniciado una marcha que ha llegado hasta la plaza de Sant Jaume. Por el camino, los independentistas han lanzado huevos y botellas contra la comisaría de la Policía Nacional de Via Laietana. En la plaza, tomada por agentes de los mossos, los CDR han pedido la dimisión del conseller de Interior, Miquel Buch. Acto seguido, han cortado Via Laietana.