ARCHIVADO EN:

Nos esperan unos días de nieve, lluvia, viento y fuerte oleaje. Después de unas semanas de tiempo estable y tranquilo, la que acaba de empezar se presenta con cambios importantes especialmente en el norte de España y también en el nordeste, con Catalunya notoriamente afectada por este cambio de climatología. 

Que la cosa va en serio lo demuestra el hecho de que la Asociación de Enfermería Familiar y Comunitaria de Cataluña (AIFiCC) aconseja que los ancianos, los bebés y las personas que padecen enfermedades respiratorias no salgan a la calle los días que dure esta ola de frío en Catalunya.

Después de un inicio de mes de enero bastante tranquilo, llega un cambio de tiempo que muchos anticipaban y que está causado básicamente por la entrada de aire húmedo desde el Atlántico.

Esa masa húmeda se juntará con la entrada de un frente frío, lo que dará pie a un temporal invernal al norte de la Península, donde se esperan fuertes nevadas que ya han activado incluso avisos de nivel naranja rojo.

AMBIENTE DESAPACIBLE

El viento, por tanto, jugará un papel fundamental, especialmente este miércoles, en la sensación térmica. A pesar de que aparentemente suben las temperaturas (de 11 a 13ºC), no notaremos este ascenso ya que el viento del noroeste hará que sintamos más frío.

Las rachas pueden llegar a los 100 km/h en el Pirineo, especialmente en las cotas altas. En general, todo el este peninsular se encuentra bajo avisos por viento, algo que hace que el estado de la mar este también alterado, con fuertes olas de hasta 7 metros.

VUELVE LA LLUVIA

El miércoles continuaremos con intensas lluvias en todo el norte peninsular, que seguirán sumando milímetros y centímetros de nieve. En Catalunya y Baleares también se darán precipitaciones, incluso en Barcelona y otras ciudades costeras.

Ese día, además, será muy importante el viento y es que ya hay más de 20 provincias españolas con avisos por rachas de viento intensas. En concreto, en todo el Mediterráneo se esperan algunas de entre 70 y 80 km/h.

CAMBIO EL FIN DE SEMANA

La situación se calmará de cara al fin de semana. La previsiones hablan de que el jueves continuaremos con esta situación, pero que tenderá a remitir de cara al viernes. El sábado ya no se esperarían lluvias importantes y, el domingo, podrían volver a darse precipitaciones, aunque ya sólo en el norte peninsular.