La empresa Barcelona de Serveis Muncicipals (B:SM), que aglutina numerosos servicios del Ayuntamiento, está en números rojos. La pandemia ha tenido unos efectos devastadores en las cuentas del conglomerado de compañías que dirige Marta Labata. La empresa se dejó 25 millones en 2020.

El pleno municipal ha aprobado este viernes las cuentas anuales de las sociedades municipales. El aval ha contado únicamente con el voto favorable del gobierno municipal -Barcelona en Comú y PSC-, mientras que los grupos de la oposición se han abstenido.

Según avanzó Crónica Global, las entradas en caja de B:SM en 2019 ascendieron a 131 millones. Un año después, en 2020, fueron de unos 79 millones. En 2019, los beneficios fueron unos 9,5 millones.

PLAN FINANCIERO PARA REFLOTAR B:SM

Los distintos ediles del Ayuntamiento han manifestado la preocupante situación económica de B:SM. El empresario Josep Bou ha subrayado que el agujero económico podría ser mayor de los 25 millones y se podría situar en 42,8 millones. Bou ha reclamado la puesta en marcha de un plan financiero para reflotar a B:SM.

B:SM gestiona, entre otros servicios, las áreas verdes y azul de aparcamiento, el Bicing, el parque de atracciones del Tibidabo, el Zoo, los cementerios de la ciudad y la grúa municipal, que estos días trabaja a destajo aunque no siempre esté justificado. En algunos casos, como los cementerios y el Tibidabo, los equipamientos tienen sociedades propias aunque dentro del conglomerado de empresas.  

RESTRICCIONES DE MOVILIDAD Y CIERRE DEL TIBIDABO

El hundimiento de las cuentas de B:SM se debe, en gran parte, a las restricciones de movilidad por la pandemia y al cierre de instalaciones, como el Tibidabo, por la crisis sanitaria.

El concejal de gobierno Jordi Martí Grau ha puesto las esperanzas de B:SM en la gestión del Port Olímpic. "Será una nueva línea de negocio" y debería permitir "garantizar la estabilidad financiera de la compañía". Tras cerrar las discotecas, la zona estará dos años en obras para transformarse en un nuevo espacio ciudadano con restaurantes, proyecto de economía azul y náutica.  

Otro de los servicios que presenta números rojos es la cadena municipal betevé, según ha explicado el concejal de Barcelona en Comú Jordi Martí Grau, aunque no se han facilitado las cifras. El edil de JuntsxCat Ferran Mascarell ha recordado que las deudas de betevé vienen de lejos y ha destacado las repercusiones que tienen en el presupuesto municipal. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.