La elección del síndic o síndica de Barcelona tendrá que esperar a después del verano. Ninguno de los dos candidatos principales al cargo, David Bondia y Ramon Nicolau, cuenta con el apoyo suficiente para salir escogido en el pleno del viernes. La persona aspirante que se proponga debe contar con los votos favorables de dos terceras partes de los 41 concejales, y por ahora no es así. El nombramiento de quien debe sustituir a Maria Assumpció Vilà como defensor de los barceloneses está enrocado

En la Junta de Portavoces de este martes, la reunión previa antes del pleno, el concejal de Presupuestos y Presidencia Jordi Martí Grau ha dicho que la decisión se posponía hasta septiembre, han confirmado distintas fuentes municipales a Metrópoli. El punto ni siquiera se ha discutido y el único grupo que ha intervenido ha sido ERC, que quería que la elección se cerrara esta semana. Con el aplazamiento, el nombramiento no figurará en el orden del día del pleno del viernes.

La idea del gobierno municipal es que el nuevo defensor de los barceloneses sea elegido por unanimidad, algo que ahora se antoja muy difícil. Si finalmente ni Bondia ni Nicolau generan el consenso, la alcaldesa Ada Colau y los grupos podrían acabar optando por una tercera persona. Además de Bondia y Nicolau, el resto de aspirantes son: Jordi Giró, Zaida Muxí, Isabel Alonso, Ricardo de la Rosa, Rafel López y Rosa Cañadell.

DIVISIÓN DE OPINIONES

Bondia, presidente del Institut de Drets Humans de Catalunya, solo cuenta con el apoyo de Barcelona en Comú y ERC, 20 ediles, insuficiente para salir victorioso del pleno. PSC Ciutadans, PP y Barcelona pel Canvi son reacios al nombramiento de Bondia, a quien se ve, en algunos casos, cercano a los comunes

Los socialistas de Jaume Collboni dan apoyo a Nicolau, que fue concejal del PSC con Jordi Hereu de alcalde. La militancia política de Nicolau también juega en su contra y algunos partidos, como ERC, no quieren a un síndic con unas siglas detrás.

Ada Colau con la actual síndica Maria Assumpció Vilà en el pleno / TWITTER SINDICABCN
Ada Colau con la actual síndica Maria Assumpció Vilà en el pleno / TWITTER SINDICABCN 

A FAVOR DE NICOLAU

Por su parte, Barcelona pel Canvi y PP se inclinan más por Nicolau. Ciutadans no descarta abstenerse o votar en contra si prospera el nombre de Bondia. Y JuntsxCat es por ahora el único partido que no se ha pronunciado. Sin embargo, en 2016, con Bondia también de candidato, el entonces PDeCAT de Xavier Trias optó por apoyar a Vilà en lugar de Bondia. Tras la Junta de Portaveus, fuentes de JxCat han dicho que buscan el consenso.

La elección del nuevo síndic o síndica de Barcelona se abrió el pasado enero y tiene distintas fases. En la primera de ellas, las entidades inscritas en el Fichero General de Entidades Ciudadanas tuvo dos meses, hasta el 15 de marzo, para presentar a las personas candidatas. Posteriormente, entre abril y mayo, se abrió un proceso participativo para que la ciudadanía votara a uno de los ocho aspirantes. Esta fase de apoyo ciudadano la ganó Bondia de forma clara, con el 46,6% de los votos -aunque la participación fue ridícula: poco más de 3.000 personas-, mientras que Nicolau es el candidato con más apoyo de las entidades (73).

NORMATIVA MUY CLARA

Pero ninguna de estas partes es vinculante y la decisión para elegir al síndic o síndica corresponde al pleno. La normativa en este caso es clara. La Carta Municipal de Barcelona, una ley aprobada por el Parlament de Catalunya que regula el régimen jurídico (organización, funcionamiento y competencias) del Ayuntamiento, así lo dice en su título noveno, artículo 143.4: "La persona titular de la Sindicatura de Greuges de Barcelona es elegida por el plenario del Consejo Municipal, a propuesta del alcalde o alcaldesa, mediante acuerdo adoptado por una mayoría de dos terceras partes de los miembros presentes, que representen la mayoría absoluta, al menos, del número legal de miembros de la corporación".

Que la elección corresponde a los ediles del Ayuntamiento de Barcelona también lo dice el Reglamento de la propia Sindicatura [ver aquí]. En este texto normativo municipal se subraya que el proceso se inicia con un decreto de alcaldía a través del que se abre un turno de dos meses de consultas con las entidades inscritas en el Registro municipal de entidades para que propongan a la persona que quieran. La propuesta de una persona candidata, añade el documento, también se podrá hacer por iniciativa ciudadana siguiendo los requisitos que establece la Carta Municipal de Barcelona. Una vez acabado este procedimiento, el alcalde o alcaldesa propondrá un nombre, y tras consultarlo con el resto de partidos, lo elevará al Consejo Plenario.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.