Incertidumbre es la palabra que mejor define el clima que se espera este viernes en Barcelona. La llamada de los CDR para bloquear la ciudad por el Consejo de Ministros de Barcelona, sin que exista una convocatoria oficial de huelga, hace que muchos vecinos no sepan qué va a pasar ese día y si podrán desplazarse libremente por la ciudad. Sin contar con que muchos empiezan las vacaciones de Navidad y tienen programados viajes.

En la universidad se trata de una jornada lectiva y la Universidad de Barcelona (UB) ha anunciado este miércoles que mantendrá este viernes su actividad académica, aunque ha pedido al profesorado aplazar todas las actividades evaluables o de asistencia obligatoria.

Coincidiendo con la celebración del Consejo de Ministros en la Casa de la Llotja de Mar, la  Intersindical-CSC ha convocado una huelga general entre las 12.30 y las 14.30 horas.

La UB deja en suspenso la celebración de las clases en función de la evolución los acontecimientos. Esto quiere decir que los decanos de cada facultad podrán suspender la actividad académica si se dan casos de "posibles situaciones de inseguridad" para los miembros de la comunidad universitaria o sus instalaciones.