Más de una década antes de que Neil Armstrong dijese aquello de "este es un pequeño paso para el hombre y un gran paso para la Humanidad", un caricaturista belga ya había puesto a un homo sapiens sobre suelo lunático. Se llamaba Georges Prosper Remi, más conocido por el seudónimo artístico de Hergé, y su héroe no era otro que su más famosa creación: Tintín.

No fue hasta 1969 que el Apolo 11 alunizó de verdad en la cara (no oculta) de nuestro satélite, 16 años después de que Hergé se hubiese atrevido a dibujar una historieta de Tintín pisando el polvo selenita... algo que un siglo antes había aventurado otro ‘lunático’ llamado Julio Verne.

Pues bien. De esas tres coses (Tintín, el Apolo 11 y la Luna) trata la exposición que este lunes se ha inaugurado en Cosmocaixa, anticipándose por pocos meses a la conmemoración del 50º aniversario –de 1969 a 2019- de la llegada del primer hombre –real, no imaginado- a la Luna, y cómo en 1953, en el mundo de la ficción, un periodista de cómic -con gabardina, tupé y un perillo blanco llamado Milú- se le había ‘adelantado’.

CIENCIA MÁS ATRACTIVA

La directora general adjunta de la Fundación Bancaria la Caixa, Elisa Durán, ha explicado en la presentación que la muestra busca, mediante un personaje como Tintín, que la ciencia sea más atractiva: "Ponerle emoción al conocimiento facilita el aprendizaje".

Además, Durán ha apuntado que es la primera vez que una parte de la obra del creador de 'Las aventuras de Tintín' sale de Bélgica para formar parte de una representación más amplia.

Por su parte, el director del Área de Divulgación Científica y Cosmocaixa, Jordi Portabella, ha revelado que también es la primera vez que se hace en Cosmocaixa un equilibrio "tan elaborado" entre tecnología, objetos reales -hay un meteorito en la exposición-, y piezas como las de Hergé.

Portabella ha explicado que el objetivo es que “a partir de la combinación de lenguajes artísticos y científicos se atraiga a la ciudadanía y se aumente su interés por conocer más sobre el acontecimiento” de la llegada del hombre a la Luna.

DE GALILEO A ARMSTRONG

La exposición está estructurada en dos partes: una se centra en Hergé y sus dos creaciones selenitas: 'Objetivo: la Luna' y 'Aterrizaje en la Luna'; la otra realiza un recorrido científico desde el momento en que Galileo observó por primera vez la Luna con un telescopio construido por él en 1609, hasta la llegada de Neil Armstrong a la Luna.

La exposición enseña todo sobre la Luna / EFE, A.G.
La exposición enseña todo sobre la Luna / EFE, A.G.

Así, se agrupa todo lo que se conoce en la actualidad sobre el satélite, y a su vez, se explica cómo fueron las preparaciones para llegar a él.. También hay una maqueta a tamaño real de la cabina en la que iban los astronautas Neil Armstrong y Buzz Aldrin (el tercero, Michael Collins, no pisó la Luna, ya que permaneció en el módulo de mando).

También se encuentra la reproducción del primer telescopio de Galileo y otro objeto llamará la atención del público: un módulo interactivo en el que se puede experimentar cómo es el movimiento a la hora de caminar encima de la superficie lunar, en la que se percibe la lucha contra la gravedad.

EL TALLER DE HERGÉ

La otra parte de la exposición muestra cómo imaginó y creó Hergé, en 1953, su famoso cómic 'Aterrizaje en la Luna', en el que mostraba a Tintín adelantándose casi 20 años a Armstrong. 

En la muestra aparece una recreación del espacio donde trabajaba, las herramientas que usaba para dibujar las viñetas, la idea de base que le permitió crear un cómic, la documentación que lo inspiraba y el proceso de trabajo artístico de las viñetas: el dibujo a lápiz, el tintado y el color, así como la distribución posterior.

La exposición estará disponible desde este lunes hasta el 26 de mayo de 2019 e irá acompañada de un ciclo de conferencias que se realizarán durante los meses de febrero y marzo, reflexionando en torno a el trabajo de Galileo, los viajes de Tintín y los retos de ser astronauta hoy.