​Reclamaron durante años, se manifestaron y han llegado a encerrarse en el Ayuntamiento. Las familias de los alumnos escolarizados en el centro educativo Entença han conseguido un traslado temporal, reubicándose en los Jardines de Marcos Redondo, entre las calles Comte Borrell, Buenos Aires y la avenida de Sarrià.

El anuncio ha sido compartido por el Consorcio de Educación de Barcelona tras la reunión entre la institución y la Asociación de Familias de Niños del colegio.

SIN UBICACIÓN DEFINITIVA

Si bien es cierto que la reubicación provisional evitará que los alumnos estén expuestos a las ondas electromagnéticas provocadas por una subestación eléctrica, la escuela sigue sin tener un lugar de establecimiento final.

Después de tres años desarrollando la actividad docente en barracones, esto solo supone un parche para las familias, que con toda probabilidad verán como finaliza la legislatura sin que sus hijos puedan asistir a clase en la ubicación acondicionada y definitiva prometida por el gobierno de Colau.