El juicio contra el exprofesor de gimnasia Joaquim Benítez, del colegio de la Maristas en Sants-Les Corts, acusado de abusos sexuales a algunos de sus alumnos dará comienzo el lunes 25 de marzo con las declaraciones de los cuatro alumnos. La Audiencia de Barcelona ha decidido que estos declaren a puerta cerrada por la repercusión social que tienen los hechos y para evitar que se vean estigmatizados.

La fiscalía pedirá una condena de 22 años de prisión para el agresor sexual, además de la inhabilitación para ejercer la profesión docente o en cualquier profesión en la que tenga contacto con menores de 14 años. También pedirá 70.000 euros como indemnización para las cuatro víctimas por los perjuicios que aquellos abuses les han causado.

Por su parte, la Generalitat, que ejerce de acusación popular, le pide la pena más alta de prisión, 35 años de cárcel, mientras que el Ayuntamiento de Barcelona, que también actúa como acusación popular, pide 26 años.

CONCENTRACIÓN DE PROTESTA

Justo antes del inicio del juicio se llevará a cabo manifestación a las puertas de la Audiencia de Barcelona para dar apoyo a las víctimas.

Además, víctimas de este profesor han impulsado un manifiesto en el que recuerdan que otras 13 denuncias se rechazaron al estar prescritos los hechos. "En el banquillo de acusados falta gente, no hay ningún responsable de Maristas y creemos que debería haber sido un juez quien determinara si eran culpables o inocentes, si sabían o no, lo que pasaba detrás de la puerta del colegio", afirma el manifiesto.

Piden que la Fundación Champagnat, de la que depende el centro y que está en la causa como responsable civil subsidiaria, "asuma su culpa y se responsabilice de todo el daño causado, mientras los menores estaban bajo su tutela en el horario escolar y donde las familias pensaban que sus hijos e hijas, estaban bien atendidos".

CASO MARISTAS

El escándalo del caso Maristas se destapó precisamente a raíz de la denuncia del padre de uno de los menores, Manuel Barbero, después de que su hijo le desvelara que había sufrido abusos sexuales por Benítez, profesor de educación física, durante dos años, entre los 13 y 15 años.

En total, se presentaron 17 denuncias contra Benítez, pero 13 de ellas se archivaron puesto que los hechos habían prescrito.

Manuel Barbero abrió un correo electrónico para revelar otros casos y recibió hasta casi 100 correos de personas que le relataban historias de abusos sufridos, por hasta al menos 12 profesores, a parte de Benítez y un monitor, con un total de 43 denuncias de diferentes centros.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.