Hay un lugar en Barcelona donde la cultura mexicana y la catalana se dan la mano. “Me siento conmovida y enternecida”, decía la cónsul general de México en Barcelona, María Carmen Oñate cuando entró al patio donde la esperaban unos 200 niños del colegio Octavio Paz. Una escuela que desde 1994 ya tiende puentes con México y los alumnos, las familias y el barrio lo han tomado con toda naturalidad. Un proyecto que se desarrolla a lo largo del curso pero que se concentra en una semana que los alumnos clausuran con la interpretación de nueve poemas de Octavio Paz recitados al aire libre. Desde estrofas simples e intuitivas para interpretar por los niños de cuatro años como ‘Viento’ y ‘Flor pintada’  hasta poemas cargados de retórica de rima asonante interpretados vivamente por los alumnos de cuarto y quinto de primaria como 'Decir' y 'Tus ojos'. 

Los niños no se despegan del programa obligatorio educativo, sino que introducen elementos culturales mexicanos a lo que aprenden. En literatura no falta Octavio Paz, poeta y diplomático mexicano, Premio Nobel de Literatura y uno de los escritores más influyentes del siglo XXI en lengua hispana. De entre los elementos mexicanos que hacen especial a este colegio destacan los altares de las muerte que montan cada año en la entrada del edificio. “En los últimos años, lo dedicamos a una persona local que nos sirve para explicar algo más allá del altar tradicional. En 2017, lo dedicamos a Carles Capdevila, comunicador que falleció hace pocos meses y un gran divulgador en temas educativos”, explica Carme Rodríguez, una de las coordinadoras más veteranas de la escuela y estimada por muchos alumnos.

Biblioteca con libros de autores mexicanos / A.O.
Biblioteca con libros de autores mexicanos / A.O. 

Otro ejemplo de iconografía mexicana más es la serpiente emplumada que cuelga en la primera planta y cobra protagonismo en Sant Jordi, porque bajo ella (a modo de dragón), exponen algunas obras que elaboran los alumnos, lo mismo que las monas de pascua que decoran con plumas y reposan junto a algunas de las piñatas elaboradas por los más pequeños durante la semana más festiva del curso: Catalunya-Mèxic.

La escuela Octavio Paz mezcla ciencia, tecnología y diferentes lenguas. “Hacemos que los alumnos desarrollen de manera armónica todas sus dimensiones: personales y sociales, respetando su ritmo de aprendizaje”, expresa el director del centro, Xavier López en la revista del colegio. Por eso, crean cabezas olmecas (civilización mesoamericana), pintan mayas, elaboran corazones Hama con las bandera mexicana y catalana, y rinden homenaje a Octavio Paz en la semana de Catalunya-Mèxic.

colegio Octavio Paz / AROA ORTEGA
Serpiente emplumada que luce en el primer piso / AROA ORTEGA

A parte de la semana dedicada a México y los altares, la escuela también hace intercambio con dos colegios ubicados en México: Normal Veracruzana en Xalapa y la Escuela Emiliano Zapata en El Zapotal. Cada dos años, un grupo del colegio barcelonés se traslada a una de estas dos escuelas mexicanas y se añaden a sus clases durante unos días. Lo mismo ocurre con decenas de niños mexicanos que son recibidos por las familias catalanas del colegio Octavio Paz. “Se crean muchas conexiones de amistad que perduran con los años”, asegura Carme, quien ha hecho el intercambio con el grupo de niños barceloneses a México.

Escuela Octavio Paz
Recital de poesía en homenaje a Octavio Paz en la semana Catalunya - Mèxic / ESCOLA OCTAVIO PAZ

Otra de las festividades mexicanas que también celebran en el Octavio Paz son las posadas que se celebran días antes a la Navidad. Unas fiestas que recuerdan el peregrinaje de María y José desde su salida de Nazaret hasta Belén, donde buscan un lugar para alojarse y esperar el nacimiento del niño Jesús. Sin embargo, uno de los días más significativos del país mexicano es el Día del Grito y en el Octavio Paz, también lo adaptan al sistema. El Día del Grito representa el día de la independencia del país que hasta el día 15 de septiembre de 1810 era un estado colonizado.

Escuela Octavio PAz
Taller de cabezas olmecas. Semana Catalunya - Mèxic / A.O. 

La particularidad de esta escuela se centra en la atención a ese estilo chilango que se ve en cada rincón de la escuela. La escuela Octavio Paz ofrece las lecciones de geografía en inglés, lo mismo que interpretación poética. Celebra el Sant Jordi con 'Harry Potter', El Quijote y poesía latinoamericana. La inclusión de pensamientos en las materias es un ejemplo de trabajo comunitario que refleja la diversidad social que habita en las calles de Barcelona. Como dijo la cónsul mexicana, Oñate: “si existe un sentimiento de hermandad en México es el que ustedes trabajan todos los días”

 

 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.