Dos mujeres, que fueron estudiantes de los Jesuitas de Sarrià, han interpuesto las primeras denuncias por abusos sexuales en la escuela ubicada en la parte alta de Barcelona. En este sentido, las demandas se han interpuesto contra el sacerdote Lluís Tó, profesor del colegio y que cometió los abusos a mediados de la década de los ochenta.

Ambas ex alumnas han ido a la comisaría de los Mossos d'Esquadra a relatar lo que sufrieron en el centro religioso, que ya acumula demandas contra cuatro docentes: Lluís Tó, Pere Sala, Antoni Roigé y Josep Antoni Garí.

Los primeros en denunciar el Caso Jesuitas fueron los hermanos Jordi y Oriol de la Mara y desde entonces sólo ex estudiantes varones habían interpuesto alguna denuncia, según El Periódico.

CINCO ACUSACIONES CONTRA EL MISMO SACERDOTE

Con estas denuncias se elevan a cinco las acusaciones de ex estudiantes contra el sacerdote. La primera demanda se interpuso a comienzos de los noventa, cuando una familia logró que Tó fuera condenado a dos años de cárcel.

La orden jesuita reaccionó ante el escándalo y mandó al sacerdote a Bolivia, donde falleció hace pocos años. La segunda denuncia la presentó Jordi de la Mata a principios de 2019 y la tercera, Ignacio D. B.

EL DESPACHO SE CERRABA CON LLAVE

Una de las mujeres que ha denunciado abusos sexuales por parte de Lluís Tó calcula que acudió al despacho del sacerdote entre 15 y 20 veces y que siempre salía sintiéndose incómoda. Además, Tó cerraba la puerta de la sala con llave.

“No se trata solo del daño que causaron los pederastas sino del silencio de toda la escuela”. Así es como relatan las víctimas la experiencia de los Jesuitas de Sarrià. En este sentido, las ex alumnas explican que cuando Tó fue denunciado por abusos sexuales pasaron por las clases para pedir a los alumnos que no explicaran nada del tema; “nos hicieron cómplices de su encubrimiento”, relatan.