Más de 240 niños se quedarán sin clase en Barcelona, como mínimo, durante dos o tres días. La medida afecta a las tres escuelas que el grupo Joan Roca tiene en la ciudad. El motivo de la suspensión de las clases se debe a un conflicto interno -sobre la propiedad de los centros- que ha explotado este domingo con la ocupación de un centro, situado en la rambla de Guipúscoa con la calle de Espronceda, por parte del que fuera director y gestor, Joan Roca.

La decisión de suspender las clases la han tomado los actuales responsables del centro después del atrincheramiento de Roca, que con su acción quería reivindicar que él es el propietario, ha avanzado la cadena Betevé, pese a que una sentencia judicial lo ha apartado. El grupo Roca ha emitido un comunicado en el que dice que el hombre ha entrado por la fuerza, con el apoyo de un grupo armado con porras", en el centro tras romper las persianas. Posteriormente, habrían cambiado las cerraduras.

SENTENCIA JUDICIAL

El pasado 9 de enero, una sentencia judicial apartó a Roca de su cargo. Detrás del fallo había varias denuncias por abusos de poder, despidos aleatorios y contratataciones machistas. El profesorado ha relatado a la cadena municipal que se han producido unos 30 despidos y marchas voluntarias tras coacciones y situaciones de acoso. La sentencia impuso a Roca medidas cautelares para que se apartara del día a día de los centros a la espera de que la resolución fuera firme. 

Decenas de padres y madres con sus hijos y trabajadores del centro se han concentrando en las puertas para exigir una solución al conflicto que cerrará los centros del grupo Roca varios días esta semana. Durante la protesta han hecho acto de presencia agentes de los Mossos d'Esquadra que han intentado mediar con las familias. Un usuario, David P.G., ha colgado un vídeo del momento en twitter.