La calle dels Reis Catòlics, la vía principal del barrio de Vallvidrera, el Tidibidabo i les Planes, podría cambiar de nombre. Una plataforma vecinal ha llevado a cabo un proceso participativo para poner a la calle otra denominación. Tras tres meses y medio en los que los vecinos han podido votar, el procedimiento ha acabado con la decisión de proponer que la calle pase a llamarse Elisa Moragas. La calle de los Reis Catòlics es en la que se encuentra el mercado, el CAP y la biblioteca. 

337 VOTOS

En el proceso participativo, de dos vueltas, han votado 337 personas. Entre cuatro propuestas, el 49,1% se ha inclinado por el nombre de Elisa Moragas, que fue la maestra fundadora de la escuela Nabí, que se encuentra en la misma calle de los Reis Catòlics y de la que fue directora durante 20 años, entre 1972 y 1992. La plataforma que impulsa el cambio recuerda que la denominación de los Reyes Católicos fue impuesta por el dictador Primo de Rivera en 1930.

Tras las votaciones, la plataforma deberá iniciar los trámites para que el cambio de nombre se haga efectivo. La iniciativa deberá ser elevada a la Ponencia del Nomenclátor, la comisión que estudia los cambios de nombre. En otras ocasiones, la propuesta también ha sido aprobada por el pleno del distrito -en este caso debería ser el de Sarrià-Sant Gervasi-, aunque la decisión final corresponde al alcalde o alcaldesa, ahora Ada Colau, según las normas de la Ponencia del Nomenclátor. Al cierre de esta edición, el gobierno municipal no se había pronunciado sobre la propuesta.

EL PP, EN CONTRA

El PP ha sido el primer grupo municipal en posicionarse en contra de la idea. El regidor Óscar Ramírez ha vinculado a los vecinos que han apoyado el cambio a movimientos independentistas. "La única intención es eliminar la historia de España del callejero de la ciudad", ha escrito el número 2 de la lista de Josep Bou.

También el partido de Barcelona pel Canvi, que lidera Manuel Valls, no ve con buenos ojos el cambio. El consejero del distrito, Albert Guivernau, considera que este "revisionismo histórico no aporta nada" y ve "perjudicial" intentar obviar que los Reyes Católicos no existieron. Para Guivernau, no tiene mucho sentido hacer política con el nombre de las calles. "Es un debate estéril", sostiene.

"CAMPAÑA DEL INDEPENDENTISMO"

El consejero del partido de Valls afirma que el distrito tiene otras prioridades y urgencias, como la ampliación del CAP, la reforma del mercado, problemas de tráfico y de limpieza y mucha contaminación acústica. Guivernau ubica el cambio de nombre en una campaña del independentismo para controlarlo todo, "instituciones como la Cambra de Comerç de Barcelona y también el nombre de las calles".

En términos parecidos se expresa el consejero de Ciutadans, Pedro Miret. "Consideramos que cambiar nombres de calles por sectarismo e ideología ni ayuda ni beneficia a la ciudad. Barcelona tiene problemas reales que afectan a los vecinos y los comerciantes. Estamos ante otra acción innecesaria y populista".

UN NOMBRE IMPUESTO

En cambio, desde ERC, la propuesta se ve con buenos ojos. "Es bueno que la ciudadanía se organice y que el nomenclator tenga relación y arraigo con el territorio. Además, el nombre de los Reyes Católicos es un nombre impuesto, sin tradición. Es positivo sustituir nombres que se impusieron durante la dictadura por otro de una mujer que impulsó una escuela en la montaña", subraya la consejera portavoz de ERC en Sarrià-Sant Gervasi, Mercè Amat. La consejera recuerda el esfuerzo del distrito para visibilizar a las mujeres en espacios públicos. "En junio ya se inauguraron tres espacios con nombre de mujer".

La consellera de JuntsxCatalunya, Montse Cantín, se muestra muy contenta de que se haya hecho un proceso participativo y del resultado que se ha obtenido. Como Amat, defiende la necesidad de visibilizar los nombres de mujeres en lugares del distrito. Cantín recuerda que esta feminización del espacio público se inició en tiempos del alcalde Xavier Trias (2011-2015) y se continuó en el primer mandato de los comunes. 

JUNTSXCAT, A FAVOR

Para que la calle pueda cambiar de nombre, Cantín explica que la propuesta tiene que pasar por el pleno del distrito y por la Ponencia del Nomenclátor. JuntsxCatalunya ya avanza que votará a favor y desvela que se reunirán con la plataforma para informar a sus miembros de los pasos a dar y mostrarles su apoyo. Para la consejera, el nombre de Elisa Moragas es muy adecuado por ser una persona muy vinculada y reconocida en el barrio.  

A lo largo del pasado mandato, el Ayuntamiento cambió el nombre de varias calles, plazas y parques de la ciudad, muchos de ellos vinculados a la monarquía española. Uno de los más significativos fue el cambio de la avenida del Príncep d'Astúries por el de Riera de Cassoles. La modificación del nombre de la calle, que parte los distritos de Sarrià-Sant Gervasi y Gràcia, tuvo lugar a finales de marzo, dos meses antes de las elecciones.