ARCHIVADO EN:

La Diada de este año cuenta con todos los ingredientes para convertirse en la más débil de los últimos años. Las discrepancias en el independentismo y el descenso en el número de inscritos para la movilización que llevará a cabo la Assemblea Nacional Catalana (ANC) en la capital catalana, serán hechos que se sumarán a la ausencia de algunos dirigentes políticos en los actos oficiales de la jornada debido a su carácter independentista. Además, la alcaldesa Ada Colau no acudirá a la manifestación convocada por la ANC, después de que el pasado año escenificara las dos caras de la moneda, luciendo un lazo amarillo al realizar la ofrenda floral a Rafael Casanova que unas horas después había desaparecido para homenajear a Salvador Allende en el Carmel.

DIVISIÓN INDEPENDENTISTA

Uno de los aspectos por los que viene marcada la presente celebración de la Diada es la división interna en el independentismo. Las discrepancias entre el JxCat y ERC, que se están escenificando a nivel estatal, autonómico y local, influirán en el transcurso de una celebración que, desde 2012, ha pasado de ser una fiesta nacional a convertirse en una fiesta nacionalista en la capital catalana.

A nivel barcelonés, el acuerdo entre el PSC y JxCat para la Diputación de Barcelona y el fallido ofrecimiento de Maragall a Colau para formar un pacto de gobierno municipal, dejando en un segundo plano a Elsa Artadi, son razones más que suficientes para que se viva un ambiente de tensión entre dirigentes de ambas formaciones.

DESCENSO DE INSCRITOS

La cifra de inscritos a la movilización organizada por la ANC ha descendido un año más. El año pasado el número de asistentes superó los 440.000 mientras que para esta jornada se han cerrado, según la organización independentista, 400.000 inscripciones.

El dato es, cuanto menos, sorprendente. Y no por el hecho de que el número de participantes caiga un año más, sino por el destacado incremento de adeptos que ha sumado en cuestión de días. La asociación, según ha indicado, contaba, el 3 de septiembre, con 180.000 confirmados, una cifra que ascendió a 300.000 el día 8 y que a unas horas de la movilización ha cosechado 100.000 respaldos más.

De cara a la manifestación, la ANC ha fletado hasta 1.000 autocares que transportarán a independentistas de todas partes de Catalunya que han adquirido 240.000 camisetas con la inscripción Objectiu Independència.

camiseta
Camiseta de la ANC para la manifestación de la Diada / ANC

RECORRIDO

Contando con la plaza España de la capital catalana como epicentro de la movilización​, la protesta se extenderá por el ramal de la Gran Vía, la calle Tarragona, la de Creu Coberta, el Paralelo y la avenida María Cristina.

El recorrido contará con 26 tramos diferenciados, 14 de los cuales han quedado sin llenar. En cuanto a la hora de convocatoria, la ANC ha pedido a los asistentes que se encuentren a las 16 horas en el lugar asignado, para llegar al momento álgido de la celebración a las 17.14 horas.

A LA ESPERA DEL SUPREMO

La celebración de esta Diada se producirá semanas antes de que el Supremo dicte sentencia sobre Jordi Cuixart y Jordi Sánchez. Ambos independentistas sumarán, en octubre, dos años de prisión preventiva, por lo que antes del día 16 del próximo mes deberá dictar sentencia.

AUSENCIAS POLÍTICAS

Los actos oficiales de la jornada contarán con la ausencia de un gran nombre de personalidades políticas. Ningún miembro de Ciudadanos ni del PP asistirá, debido a su politización y su sesgo independentista. El PSC, por su parte, no contará con ningún representante en el acto institucional de la Diada, que ha sido aplazado a este miércoles debido a las lluvias, pero si participará de la ofrenda floral a Rafael Casanova y también estará presente en el homenaje a Salvador Allende.

Entre las figuras barcelonesas ausentes en los actos oficiales de la Diada, organizados por el Govern, se encuentran los concejales de Barcelona pel Canvi en el Ayuntamiento, Manuel Valls y Eva Parera, quienes hicieron saber por carta al Presidente de la Generalitat, Quim Torra, y al Presidente del Parlament, Roger Torrent, que no acudirían debido al "inaceptable" planteamiento sobre el significado de la conmemoración.

colau
Colau realizando la ofrenda floral a Casanova con un lazo amarillo

Por su parte, ni Ada Colau ni otras figuras de primera línea de los comunes acudirán a la movilización independentista organizada por la ANC, a diferencia de lo que sucedió en ediciones anteriores. Lo que está por ver es, si este año, la alcaldesa volverá a jugar a ocultar y mostrar un lazo amarillo en función del lugar donde se encuentre.