El director de los Mossos d’Esquadra, Andreu Joan Martínez, niega que en Barcelona se esté produciendo una crisis de seguridad. Con un repunte exagerado de crímenes, robos y violencia, el director de la policía ha asegurado que hay “respuesta policial” y que, por lo tanto, se puede hablar de “problemas vinculados a la seguridad” pero no de una crisis, como aseguró hace unos días el teniente de alcalde de seguridad, Albert Batlle.

En declaraciones a Catalunya Ràdio, Martínez ha explicado que “si hablamos de una crisis de seguridad, nos referimos a situaciones en que la estructura no es capaz de dar una respuesta policial. Esto no se está produciendo, tenemos una actividad intensa”.

"CASO POR CASO"

Además, ha añadido que lo que se están produciendo son determinados “problemas de seguridad” que han incrementado respecto al año pasado y que generan una “alta percepción de inseguridad”.

En este sentido, Martínez ha defendido la disminución de algunos hechos delincuenciales: "El año pasado en la agenda había narcopisos y robos en domicilios, y esto ha disminuido". En respuesta a los homicidios y apuñalamientos que se han vivido recientemente en la ciudad, el número uno de los Mossos ha manifestado que deben analizarse "caso por caso".

SITUACIÓN PERSONAL O FAMILIAR

Martínez ha puntualizado que en algunos casos se trata de peleas entre personas que se conocen y que muchas veces tienen que ver con la situación personal o familiar “desestructurada” y que requieren más actuaciones sociales que policiales.

El número uno de los Mossos, por su parte, también ha insistido que en ningún caso se está produciendo una “fallida” del sistema y que una prueba de esto es la disminución del número de narcopisos en la ciudad.