Miembros de la empresa Desokupa antes de llevar a cabo un desalojo / ARCHIVO
Miembros de la empresa Desokupa antes de llevar a cabo un desalojo / ARCHIVO

Esteve (Desokupa) admite que explotó a sus empleados para evitar ir a juicio

El empresario admitió horas extras impagadas a un grupo de exempleados y les pagó 100.000 euros

Guardar

La empresa Desokupa, de Daniel Esteve, explotó a una decena de sus empleados y despidió a dos de ellos de manera improcedente. Lo admitió el mismo Esteve finales de 2021 cuando llegó a un acuerdo con sus demandantes. Con el pacto, el jefe de esta empresa dedicada a desalojos extrajudiciales evitó el juicio, pero al mismo tiempo admitió que las acusaciones de parte de su antigua plantilla eran ciertas.

Fuentes conocedoras del caso informan a Metrópoli que el empresario barcelonés admitió que debía miles de euros en horas extras no pagadas. Los exmiembros de su equipo le reclamaban 200.000 euros. El empresario aceptó el pago de poco más de la mitad de esa cifra, por lo que Esteve desembolsó más de 100.000 euros de su dinero. 

DESPIDO IMPROCEDENTE

En junio de 2020, una decena de trabajadores de Desokupa demandó a su jefe por explotación laboral. Dos de los afectados expresaron, además, que el empresario los había despedido de manera improcedente. Denunciaban jornadas de 24 horas seguidas sin descanso, un incumplimiento flagrante del Estatuto de Trabajadores. Algunos empleados trabajaban tres días seguidos y realizaban más de 100 horas en una semana.

Los trabajadores afectados demandaron a Demon Urbans, una de las sociedades de Esteve que realiza las mismas funciones que Desokupa. Esta empresa se anuncia en su página web como "la mejor empresa de desokupaciones". Se fundó en 2016 aprovechando el aumento de las ocupaciones ilegales. La firma se hizo conocida por su método: montar una suerte de control de acceso en la vivienda mediante hombres corpulentos para evitar que el okupa vuelva a entrar en el domicilio.

ENTRE 90.000 Y 200.000 EUROS

No es la primera vez que la empresa admite irregularidades con sus empleados. Antes de este grupo de empleados, el fundador de este proyecto empresarial –criticado por algunos sectores de la izquierda y entidades antidesahucios como la PAH– ya pagó indemnizaciones a otros empleados., según las mismas fuentes.

Una parte de de los pagos a la decena de empleados que demandó en 2020 las ha asumido Fondo de Garantía Social (FOGASA) porque Esteve se declaró insolvente. Así lo asegura, también, uno de los entonces afectados, que pide mantenerse en el anonimato. Este hombre recibió 7.000 euros y sitúa la cantidad desembolsada total por su antiguo jefe en una horquilla de entre 90.000 y 120.000 euros. La mayoría de los afectados reclamaban, cada uno, un mínimo de 12.000 euros.

80 HORAS SEMANALES

Una vez cerrado este caso, que finalmente no llegó a los tribunales de lo social, el empresario traspasó la empresa y se declaró insolvente. En conversación con este medio, Esteve achacó estas irregularidades a un gestor que despidió. En uno de los contratos figuraba que el empleado trabajaba 12 horas semanales cuando, en realidad, realizaba 40, 50 e incluso 80 horas. Después, el mismo hombre firmó un contrato de 40 horas semanales pero muchas semanas duplicaba este tiempo. Gran parte de las horas extras no se cobraron. Tras reclamarlas, el fundador de Desokupa lo despidió de un día para el otro.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.