ARCHIVADO EN:

En una operación conjunta, agentes de los Mossos d'Esquadra de la Unidad de Investigación de la comisaría de Ciutat Vella y del Grupo de Delincuencia Urbana de la Guardia Urbana de Ciutat Vella han desmantelado un grupo de lateros que actuaba en el centro de Barcelona. Los detenidos regentaban dos pisos, uno de ellos era un punto de venta de droga y el otro servía como almacén para ocultar las sustancias. Su modus operandi era claro, captaban a turistas en las zonas más concurridas de la ciudad y les ofrecían sustancias estupefacientes de todo tipo

 

 

La investigación se inició tras las pesquisas que tuvieron los agentes policiales. Llevaban tiempo recibiendo información de diversas personas que alertaban del narcopiso. Cuando comenzaron a investigarlo, tanto Mossos como Guardia Urbana se dieron cuenta de que había un ir y venir de personas importante, mayoritariamente turistas, que accedían al domicilio y bajaban de manera rápida e insegura tras adquirir la sustancia deseada. 

UN NEGOCIO 'BIEN MONTADO'

Cuando los lateros se enteraron que podrían estar siendo investigados cesaron su actividad. Poco después abandonaron el piso y los agentes detectaron otro punto de venta de droga, que era donde finalmente se habían situado. Cuando los agentes de Mossos y Guardia Urbana comprobaron que eran las mismas personas que vendían estupefacientes iniciaron un dispositivo de vigilancias sobre el domicilio

Los detenidos formaban un grupo organizado que se distribuía diferentes actividades delictivas. Había responsables de los pisos y captadores que se ubicaban en zonas estratégicas para captar clientes extranjeros. Esta rueda se completaba con la figura de los controladores, que alertaban de cualquier posible presencia policial a los demás integrantes del grupo. 

 

Latas y dinero encontrados en uno de los inmuebles que ocupaban los detenidos / MOSSOS GUARDIA URBANA
Latas y dinero encontrados en uno de los inmuebles que ocupaban los detenidos / MOSSOS GUARDIA URBANA

 

ESTUPEFACIENTES DE TODO TIPO

El pasado martes 21 de mayo se llevó a cabo un operativo policial conjunto entre Mossos y Guardia Urbana para desmantelar los inmuebles. Los agentes incautaron grandes cantidades de cocaína, hachís, marihuana, 755 pastillas de éxtasis y 2.400 potenciadores sexuales, por un valor de 21.800 euros. Los cinco detenidos, de nacionalidad paquistaní ingresaron en prisión y uno de los pisos fue devuelto a su legítimo propietario.