El Juzgado de Primera Instancia nº1 de Badalona ha ejecutado, este pasado jueves, el desahucio de una inquilina y otras dos mujeres de una vivienda de la calle Huelva, en el barrio de Sant Roc. Una de ellas presentaba síntomas de Covid-19, según han denunciado distintas plataformas antidesahucios y el partido de la exalcaldesa Dolors Sabater, Guayem Badalona en Comú, en las redes sociales.

Por su parte, el Tribunal Superior de Justícia de Cataluña (TSJC) ha comunicado, en declaraciones para Metrópoli Abierta, que no había “ninguna acreditación” de coronavirus y que todo el procedimiento que ha conllevado al desahucio estaba en marcha desde hacía “mucho tiempo”.

UNA MUJER CON FIEBRE

Según el medio local Badalona Comunicació, la familia se encontraba confinada, realizando una cuarentena voluntaria, ya que una de las mujeres tenía fiebre, uno de los síntomas de la Covid-19. Sin embargo, no se le ha practicado ningún test porque la inquilina, de nacionalidad hondureña, “no tiene los papeles ni la tarjeta sanitaria”, ha desvelado El Periódico.

Sin índice ni acreditación de coronavirus se ha procedido con la ejecución del desahucio de las tres señoras, con vínculos familiares, a las que no se les ha proporcionado alternativa habitacional.

IMPAGO DE LA HIPOTECA Y EL ALQUILER

Según ha informado el TSJC, los inquilinos - una pareja - dejaron de pagar el alquiler de la vivienda en agosto de 2018. El piso era de un propietario particular que tampoco pagaba la hipoteca pero el banco le ofreció la posibilidad de condonar la deuda a cambio de un proceso de dación en pago. Es decir, que la entidad se quedase con la propiedad.

 

Maletas de las inquilinas desahuciadas

Maletas de las inquilinas desahuciadas

En palabras del tribunal, el propietario llegó a un acuerdo con la pareja de inquilinos para que abandonaran la vivienda pero, llegados el momento, esto no sucedió. Entonces presentó una demanda ejecutiva de lanzamiento que se materializó este jueves, tras un aplazamiento por el estado de alarma. En el momento del desahucio, se encontraba la inquilina y otras dos mujeres de la familia (una con síntomas de Covid), pero no estaba el otro firmante del contrato de alquiler.

VERSIONES CONTRADICTORIAS

Sin embargo, según apunta El Periódico, la inquilina y la Plataforma de Afectados por la Crisis (PAC) han asegurado que sí que se abonaba el alquiler al propietario, pero era éste el que posteriormente no pagaba la hipoteca. Explican que se trataba de un “contrato verbal”, con lo cual es la palabra de unos contra la de otros. De momento, “esta noche las mujeres han dormido en la escalera del inmueble y afirman que en el piso ya hay un matrimonio”, han comunicado a Metrópoli Abierta fuentes de la Plataforma Sant Roc Som Badalona. 

A partir del 4 de junio ya se han vuelto a poner en marcha todos los procesos de desahucio que habían quedado paralizados durante el confinamiento. Una situación dramática en el área metropolitana y, especialmente, en zonas económicamente deprimidas como el barrio badalonés de Sant Roc, debido a la elevada emergencia habitacional.

ACTO DEL ALBIOL

Por su parte, en el barrio colindante de la Salut, el alcalde Xavier García Albiol, quien se declara en pie de guerra contra la ocupación “conflictiva”, celebraba un acto “no oficial” de presentación de 31 nuevos agentes de la Guardia Urbana. En el evento público se entregaron los diplomas, pero no se respetó la distancia de seguridad y se incumplió la normativa de no reunirse con más de 10 personas. El acto llegó a sumar unos 150 asistentes.

 

Presentación de los nuevos agentes de la Guardia Urbana de Badalona

Presentación de los nuevos agentes de la Guardia Urbana de Badalona

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.