La familia de Jordi Alba estaba en su casa unifamiliar ubicada en el barrio de La Bonanova cuando los ladrones entraron a robar. El futbolista se encontraba en Milán, pero su familia estaba en la planta baja y los delincuentes accedieron a la primera planta, sin que nadie se percatara de su presencia, según la información publicada por El País.

Según los primeros indicios, los ladrones accedieron a la vivienda por el jardín y escalaron hasta la primera planta, forzando una persiana, sin que el vigilante de seguridad viera nada. Tras acceder a la casa, forzaron la caja fuerte y revolvieron algunos cajones, aunque todavía se desconoce qué se pudieron llevar.

VEHÍCULO SOSPECHOSO

El robo se produjo este lunes sobre las 20 horas. El vigilante de seguridad, según El País, detectó un vehículo sospechoso en la puerta de la vivienda por la mañana, pero el coche huyó a toda velocidad. Los Mossos d'Esquadra han iniciado una investigación para esclarecer los hechos y detener a los ladrones.

Jordi Alba no es el primer jugador del Barça víctima de los ladrones, recientemente, unos delincuentes entraron en la casa familiar de Shakira y Piqué, aunque finalmente fueron detenidos.