ARCHIVADO EN:

Samuel Okunowo llegó a Barcelona en el verano de 1997 con la etiqueta de ser una prometedora promesa que Louis Van Gaal podía acabar de moldear. Durante su corta estancia en el club blaugrana, el defensa africano llegó a jugar en la Champions contra el Manchester United y el Bayern de Munich en la liguilla, donde, por cierto, el equipo no pudo pasar a octavos al quedarse tercero de su grupo.

Okunowo fue cedido en 1999 al Benfica y posteriormente pasó por el Badajoz. El infortunio se cebó en su persona en forma de una grave lesión que desde el 2000 le obligó a buscarse la vida en ligas menores. Jugó en Grecia, Rumanía, Albania, Ucrania, Irán y Maldivas.

AYUDA A LOS JUGADORES DEL BARÇA

Sin embargo, el defensa africano nunca dejó de mirar de reojo a Barcelona y siempre que podía se pasaba por el club para saludar a sus compañeros. De hecho, la situación de Okunowo empezó a ser poco boyante a nivel económico en los últimos años de su carrera, por lo que el jugador aprovechaba sus cortas estancias en la Ciudad Condal para pedir una ayuda pecunaria a los jugadores del Barcelona.

Esta situación se fue agravando paulatinamente hasta el punto que los capitanes de entonces, abanderados por Carles Puyol y Xavi Hernández, decidieron poner remedio. Y es que algunos jugadores en el vestuario ya habían empezado a llamar ‘el impuesto Okunowo’ cuando el defensa nigeriano aparecía por las instalaciones blaugranas.

Así pues, los capitanes se reunieron con el máximo responsable de la Agrupación de Veteranos de Jugadores del Barcelona, Ramon Alfonseda, para buscar cómo podían ayudar también ellos a esta asociación. La Agrupación de Veteranos tenía desde el mismo día de su fundación la misión prioritaria de ayudar a los jugadores que habían colgado las botas y no encontraban un camino fácil para continuar con su vida. Evidentemente, el principal obstáculo que tenía la Agrupación es que disponía de unos fondos muy limitados para este menester.

LA SOLUCIÓN DE PUYOL Y XAVI

La solución llegó gracias a la generosidad de los entonces capitanes Puyol y Xavi que decidieron que los jugadores prestarían una parte de su sueldo anual para la Agrupación con el fin de favorecer a los ex jugadores más necesitados. Se estipuló con los dirigentes del club que un 0,5% del sueldo bruto se abonaría a los Veteranos mientras que otro 0,5% iría a parar a la Fundación. En total, un 1% del sueldo del jugador iría a estas dos asociaciones.

El 1 de julio de 2010 todos los contratos de los jugadores del primer equipo del FC Barcelona añadieron esta cláusula. Cuenta la leyenda que cuando los capitanes lo comentaron en el vestuario hubo alguna voz disidente a donar un 1% de su sueldo, pero fue acallado rápidamente por el resto de grupo.

LA APORTACIÓN DE MESSI

Estas cantidades pueden parecer pequeñas, pero si ponemos el ejemplo de Leo Messi, en el año 2018, el jugador donó contractualmente casi un millón de euros: 435.000 euros a la Agrupación y otros 435.000 a la Fundació.

Ahora cuando Okunowo necesita una ayuda ya sabe que las puertas de la Agrupación están abiertas de par en par. Y de hecho ahora mismo está trabajando y cobra un sueldo por parte del FC Barcelona por su colaboración directa como ojeador ‘scouting’ en Nigeria y países de su zona de influencia.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.