Piqué seguirá sin poder conducir, pero ya no tiene ninguna causa abierta con la justicia. El defensa del FCBarcelona Gerard Piqué ha aceptado este lunes el pago de una multa de 48.000 euros por un delito contra la seguridad del tráfico, por conducir su vehículo sin puntos en el carné el pasado mes de agosto.

La defensa de Piqué ha aceptado sin rechistar la pena impuesta al futbolista en un juicio rápido celebrado este lunes en el juzgado de instrucción número 27 de Barcelona.

En la sentencia, dictada de conformidad con el propio futbolista, el juez le condena como autor responsable de un delito contra la seguridad vial por conducción en caso de pérdida de vigencia de permiso por pérdida total de puntos, según el artículo 384.1 del Código Penal.

INFRACCIÓN

Los hechos probados según la sentencia son que, a las 14.05 horas del 31 de agosto de 2018, la Guàrdia Urbana paró a Piqué cuando conducía su coche por el paseo de Gràcia por haber cometido una infracción de tráfico.

Según la sentencia, el jugador conducía "pese tener conocimiento de que no podía hacerlo, por pérdida de vigencia del permiso de conducir por haber agotado el saldo total de los puntos" por un expediente del 13 de julio de 2017.

Piqué fue denunciado en agosto por la Guàrdia Urbana, después de que una patrulla le detuviera y constatara que no disponía de puntos en el carnet de conducir. Desde que le fue retirado el carnet, se ha visto a Piqué en varias ocasiones acudiendo a entrenar en una bicicleta eléctrica último modelo.