La carrera del Gran Premio de Fórmula 1 en Montmeló cada vez registra menos asistentes. El domingo pasado gran parte de las gradas, tanto de la tribuna como de los palcos VIP estaban vacíos e hizo poner en duda la continuidad de la Fórmula 1 en España.

Los accesos por carretera hacia la población tuvieron pocas retenciones y, en total, se registró una afluencia de 87.511 seguidores de las carreras, una cifra por debajo de los 91.896 asistentes del año anterior y muy alejada de las 122.591 de 2015. Contando el total de público de las sesiones, tanto de calificación como de entrenamientos, el Gran Premio de España de Fórmula 1 ha vendido un total de 160.428 entradas al recinto, también por debajo de las 165.029 del año anterior. La cifra global es la peor registrada desde 1999.

PITADA AL HIMNO

El Gran Premio de España tampoco se salva del conflicto independentista. Los asistentes separatistas pitaron al himno de España durante todo el cántico, al igual que en 2018, como asegura Coche Global.  

CONTINUIDAD DEL CIRCUITO

Los accionistas del circuito, Generalitat, RACC y Ayuntamiento de Montmeló, deben afrontar ahora la fase final de la negociación de la continuidad de la Fórmula 1 con la multinacional norteamericana Liberty Media con el agravante del abandono del Ayuntamiento de Barcelona como contribuyente del contrato después de que trascendieran.

El presidente del Circuito de Cataluña, Vicenç Aguilera, reconocía el fin de semana que aunque la voluntad de los accionistas era de renovar, “hay que encajar bastantes cosas” todavía con la multinacional norteamericana. En este sentido, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, justificó el desembolso millonario en el circuito asegurando que “el país necesita seguir teniendo Fórmula 1” como un elemento fundamental para una instalación que genera un impacto económico directo de 340 millones de euros y crean 3.000 empleos.