Josep Lluís Núñez Clemente, el presidente más longevo y uno de los más exitosos de la historia del Barça, ha fallecido este lunes en Barcelona. 

Nacido en Barakaldo (Vizcaya) aunque criado en Barcelona, Núñez fue un destacado empresario de la construcción, fundador y presidente del Grupo Núñez i Navarro.

Sigue siendo el presidente que más tiempo estuvo en el cargo (22 años) y el que mayor número de títulos consiguió para el Barça (140 en total), club al que dirigió entre los años 1978 y 2000, coincidiendo en el tiempo con Jordi Pujol al frente de la Generalitat de Catalunya.

Núñez llegó a la presidencia en las primeras elecciones de la entidad y su mayor acierto fue la contratación de Johan Cruyff como entrenador, con el que el club conquistó por primera vez la Copa de Europa en 1992. En total consiguió 14 títulos con el primer equipo de fútbol de la entidad, incluidos siete de Liga.

Durante su etapa al frente del club, el Barcelona se aseguró su independencia económica, fue pionero en la generación de ingresos por retransmisiones televisivas y también en la meradotecnia.

Su buena gestión económica permitió que el Barcelona fuese uno de los únicos cuatro clubes de España que no fueron obligados a convertirse en Sociedad Anónima Deportiva.

El interés de Núñez por conseguir los máximos beneficios económicos también le valió, en cambio, algunas críticas. Su dureza a la hora de renovar a los jugadores y aumentarles el sueldo propició su ruptura final con el propio Cruyff, quien había manifestado en diversas ocasiones que "el dinero debía estar en el campo, no en el banco".

La política de contención salarial causó la marcha de grandes jugadores como Maradona, Schuster, Milla, Ronaldo o Stoichkov, lo que le valió duras críticas por parte de los medios de comunicación y la afición.

A lo largo de los 22 años que estuvo al frente de la entidad, el Camp Nou vivió dos ampliaciones (llegó a tener más de 100.000 asientos tras en la última), se construyó el MiniEstadi, se creó el Museo -que ahora lleva su nombre- y la Fundación. También en este periodo se adquirieron los terrenos de la futura Ciutat Esportiva de Sant Just.

EN LA CÁRCEL

En 2011 Núñez fue condenado a seis años de prisión y a una multa de 2 millones de euros por cohecho tras ser implicado en el 'Caso Hacienda'. La Audiencia Provincial de Barcelona consideró probado que tanto él como su hijo, José Luis Núñez Navarro, sobornaron a inspectores de Hacienda con casi un millón de euros, lo que les permitió dejar de declarar 13,1 millones entre 1991 y 1999. Esta condena fue rebajada posteriormente a dos años y dos meses, y una multa de 1,5 millones.

En 2014, 14 años después de haber dejado la presidencia del Barça, Núñez acabó ingresando en prisión, aunque la abandonó al año siguiente por razones de edad. Tras ello, volvió a retomar su actividad al frente del Grupo inmobiliario Núñez y Navarro.

En los últimos tiempos, su relación con el Barça había quedado casi deteriorada, aunque seguía conservando el apego de los socios más antiguos.