Los Mossos d'Esquadra expulsaron a los aproximadamente 40 aficionados del RCD Espanyol que se congregaron en la zona alta del Camp Nou, tras esquivar las medidas de seguridad del Barça en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey. El desenlace de la elminatoria fue favorable para los barcelonistas, que ganaron por 2-0 (Suárez y Messi) y remontaron el 1-0 de la ida.

En el minuto 20 de la primera parte, un amplio dispositivo policial acudió a la tercera grada del Camp Nou. Previamente, algunos aficionados del Barça se quejaron del comportamiento de los hinchas del Espanyol, que lanzaron algunos objetos.

Los aficionados del Espanyol, que exhibieron banderas de España y del equipo, se situaron en el gol norte. Según fuentes del Barça, entraron de incógnito al estadio, tapando sus camisetas blanquiazules, banderas y otros distintivos. Accedieron individualmente a las gradas del Camp Nou y luego se juntaron, causando molestias a los seguidores barcelonistas que estaba situados muy cerca de ellos.

INSULTOS AL ETERNO RIVAL

El Barça destina un espacio a los aficionados de los equipos rivales en el gol sur. Es decir, en el otro extremo del campo. Desde hace nueve años, ni el Espanyol vende entradas a los aficionados del Barça ni viceversa cuando se enfrentan los dos equipos en cualquier competición.

La presencia de los hinchas blanquiazules no fue bien recibida en la grada de animación del Camp Nou, desde donde se profirieron gritos de “Bartomeu dimisión”. También hubo insultos al equipo blanquiazul como "puta Espanyol", “odio al Espanyol” y “periquitos bastardos”.

Tras la expulsión de los aficionados del Espanyol se viveron momentos de tensión en los aledaños del Camp Nou, con lanzamientos de objetos entre seguidores de los dos equipos. Al acabar la primera parte el ambiente ya se había calmado en el estadio azulgrana, que registró una gran entrada, la mejor de la temporada en Liga, Copa y Champions (79.774 espectadores). 

MESSI Y SUÁREZ DECIDEN

La tensión que se vivió en las gradas tuvo continuidad en el campo. El Barça controló siempre el partido ante un Espanyol muy poco ambicioso ofensivamente. Suárez (minuto 9) y Messi (25) marcaron para el equipo de Valverde. Los barcelonistas tuvieron claras ocasiones de gol, pero la eliminatoria no se decidió hasta el último suspiro pese a otra prodigiosa actuación de Messi.

Mediada la segunda parte, Coutinho debutó como jugador del Barça tras sustituir a Iniesta en un cambio con una gran carga emotiva. La nueva estrella exhibió destellos de su gran clase y fue ovacionado por la afición azulgrana.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.