El Camp Nou sigue siendo uno de los escenarios preferidos de los independentistas para mostrar sus reivindicaciones políticas. A pesar del compromiso de Josep Maria Bartomeu de despolitizar el club, la ANC, Òmnium Cultural, la Plataforma ProSelecciones Catalanes y el Comité de Defensa de la República (CDR), entre otras entidades, repartieron 20.000 banderolas amarillas, antes del Barça-Celta de la Copa del Rey, en las que pedían la libertad de los 'Jordis' (Sánchez y Cuixart), de Oriol Junqueras y de Joaquim Forn.

Las gradas del Camp Nou también se tiñieron de amarillo. Sobre todo, en los minutos 17 y 14 segundos de la primera y la segunda parte. Entonces se mezclaron los gritos a favor de la independencia de Catalunya con el de “libertad” a favor de los “presos políticos”.

En una noche fría, unos 40 voluntarios de las entidades soberanistas repartieron sus banderolas a los aficionados que acudieron al estadio para presenciar la contundente victoria del Barça ante el Celta (5-0). En la grada de lateral, además, se exhibieron dos pancartas de grandes dimensiones, una en inglés y otra en catalán, con la palabra libertad.

IMPACTO NEGATIVO

El 'procés', curiosamente, ha tenido un impacto muy negativo para el Barça. La asistencia de espectadores al Camp Nou ha menguado notablemente y el pasado 1 de octubre el equipo de Valverde se enfrentó a la UD Las Palmas con las gradas vacías. Ese mismo día, el club sopesó la suspensión del partido por los incidentes registrados en muchos colegios de Catalunya con motivo del referéndum independentista.

Los entonces directivos Carles Vilarrubí y Jordi Monés presentaron su dimisión por considerar que el Barça no tenía que haber jugado ese partido. Días más tarde, el presidente Bartomeu se desmarcó de las presiones de las entidades independentistas y confesó a un socio que recibía grandes presiones para apoyar el procés. Las reivindicaciones políticas, que parecían bajar su intensidad, volvieron con gran fuerza en el partido de este jueves contra el Celta, resuelto con dos goles de Messi y uno de Alba, Suárez y Rakitic.

Este viernes, el Barça conocerá el nombre de su rival en los cuartos de final. Podría tocarle el Real Madrid o el Atlético en una competición que ha conquistado en sus últimas tres ediciones.