Gerard Piqué,defensa del FCBarcelona, sopesa la compra del Reus Deportivo, club que atraviesa una delicada situación económica, según ha podido saber Metrópoli Abierta de fuentes próximas a la directiva rojinegra.

El pasado 23 de noviembre, Piqué confesó en una entrevista concedida a l'Equipe que proyectaba “la compra de un club de fútbol y la creación de una nueva competición”. No quiso desvelar ningún nombre ni la dimensión de la entidad y simplemente añadió: “Cuando tu carrera termina, tienes dinero para vivir con facilidad, pero no puedes quedarte 60 años en casa sin hacer nada”.

Joan Oliver, director general del Barça en los dos últimos años de Joan Laporta como presidente, es el Consejero Delegado del Reus. Desde septiembre, los futbolistas del equipo rojinegro no cobran su salario y el club negocia su venta con un grupo inversor árabe que no ve claras las condiciones impuestas por Oliver. También se esperan noticias de China.

AMENAZA DE UN DESCENSO ADMINISTRATIVO

Piqué, que comparte algunos proyectos con Messi, Cesc Fàbregas y Puyol, ha sido sondeado para que compre el Reus. Su relación con Laporta, amigo personal de Oliver, siempre ha sido muy fluida. La entidad necesita cinco millones antes del día 5 para poder afrontar sus obligaciones y evitar un posible descenso administrativo. Con la entrada de capital, el club también podría inscribir a Yoda, Cuencia, Silva y Tito Ortiz. En caso contrario, estos jugadores podrían fichar por otro equipo.

El Reus, en zona de descenso a Segunda B, afronta la temporada actual con muchas limitaciones y muchos problemas internos. El Nou Municipal, con capacidad para 4.300 espectadores, nunca se llena y el club está con la soga al cuello. Piqué, el defensa más carismático del Barça, podría ser el salvador del club tarraconense.