ARCHIVADO EN:

Coutinho ha sido el fichaje más caro de la historia del FCBarcelona. Su calidad es incuestionable, pero Valverde deberá gestionar su encaje en el equipo. Con el crack brasileño, el Barça pierde equilibrio. Es más frágil defensivamente y todavía no marca las diferencias. En su primera titularidad, el grupo azulgrana sufrió horrores para derribar al Alavés. Suárez y Messi remontaron el gol inicial de Giudetti y el Barça, tras un mal partido, mantiene su renta de 11 puntos respecto al Atlético.

Valverde movió ficha después de un partido tan exigente como el del jueves contra el Espanyol. El técnico prescindió de Sergi Roberto, Sergio Busquets y Alba en el equipo titular y al Barça la faltó consistencia. Partido en dos en muchas ocasiones, el Alavés penalizó sus dudas con varias contras que pusieron contra las cuerdas a Ter Stegen. En una de ellas, Giudetti adelantó al Alavés en el marcador y el fantasma de la derrota de la pasada temporada planeó durante muchos minutos en el Camp Nou.

Coutinho actuó en la banda derecha e Iniesta, en la izquierda. El brasileño se mostró muy intermitente, pero mucho más sufrieron Rakitic y Paulinho. Tampoco estuvo muy acertado Piqué y Digné evidenció que está a años luz de Alba, circunstancia que explica que Robert Fernández busque un lateral zurdo para la próxima temporada. Con tantos desquilibrios, el Barça lo pasó mal ante un Alavés muy ordenado y bien trabajado por Abelardo.

LA REACCIÓN

El Barça necesitaba nuevos estímulos y Valverde no los encontraba ni tan siquiera con las incorporaciones de Sergi Roberto y Alba. Tenía más profundidad, pero no ideas el equipo, y el Alavés no tenía grandes complicaciones para frenar a un líder muy espeso. Era tal el desconcierto en las filas azulgranas que su entrenador recurrió a Paco Alcácer como solución de emergencia. El sacrificado fue Coutinho.

Más por insistencia que por clarividencia, el Barça intimidó a un Alavés que reculó cuando le fallaron las fuerzas. Iniesta, en una acción maravillosa, encontró un espacio por la banda izquierda y su centro lo culminó Suárez con un zapatazo que batió a Pacheco en el minuto 71. El gol tuvo un efecto devastador para los vascos, derrotados poco después por un libre directo magistralmente ejecutado por Messi, precedido por un fuera de juego de Alcácer no señalado. Cuando el partido agonizaba, los jugadores del Alavés reclamaron como penalti unas manos de Umtiti dentro del área.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.