ARCHIVADO EN:

Hasta ahora creíamos que los controles que más preocupaban y ocupaban a los jugadores del Barça eran los de antidoping que se sometían después de los partidos. Pues bien, desde hace unos años hay otro control que tiene con la mosca tras la oreja a buena parte del vestuario blaugrana, sobre todo a los jugadores que viven en la zona de Esplugues de Llobregat y en el área de Castelldefels y Gavà.

Resulta que dos dotaciones de control de tráfico de los Mossos d’Esquadra tienen como puesto fijo la madrugada de los fines de semana las rotondas que dan acceso a la Ciutat Esportiva en la Avenida del Sol, así como en la entrada de Esplugues de Llobregat procedente de la autopista A2.

LOS CONTROLES DE ALCOHOLEMIA

Se trata de uno de los centenares de controles de velocidad y de alcoholemia que se despliegan por Catalunya los fines de semana para intentar disuadir a los conductores que hagan excesos en sus salidas nocturnas, pero afectan de pleno a los jugadores.

Y es que coincide el dispositivo -suele tener un horario de 11 de la noche a 5 de la madrugada- cuando los jugadores regresan tras jugar el partido, ya sea en el Camp Nou o fuera: cuando es en casa y el partido es más tarde de las 20.45 horas o cuando juegan fuera los partidos a partir de las 18 horas, ya que dejan los vehículos en la Ciutat Esportiva, por lo que nada más aterrizar en el aeropuerto de El Prat, el autocar del equipo les lleva hasta el parking de las instalaciones blaugrana para que recojan los vehículos.

GERARD PIQUE Y SHAKIRA

En todo caso, los jugadores suelen salir airosos sin problemas del control, ya que evidentemente nada más acabar el partido difícilmente van a dar positivo en alcohol. “Son muy buenos chicos, amables y no ponen ninguna pega a la hora de pararlos y hacer el control”, comenta uno de los agentes que suele formar parte de las dotaciones de control.

Quienes suelen caer en los controles de forma sistemática son Gerard Piqué o Shakira -suele conducir muchas veces ella el vehículo cuando juegan en el Camp Nou y ahora con más motivos desde que al central le sancionaron por conducir sin puntos-, Messi, Coutinho y Luis Suárez, entre otros. Ter Stegen era otro que solía caer en las redes del control de marras, pero desde que se mudó de Castelldefels a Barcelona ha dejado de ser un asiduo.

messi
Leo Messi, tras recibir un coche de la marca Audi

LA RUEDA DE JORGE MESSI

Anécdotas se cuentan a decenas, como el día que se le pinchó la rueda a Jorge Messi, padre de Leo, cuando llevaba a su hijo de jugar un partido en el Camp Nou, y los Mossos ejercieron de buenos samaritanos, ayudándole con la rueda de recambio. O cuando tres vehículos de alta gama pasaron por la autopista a toda mecha, precisamente una hora después de que el Barcelona jugara en el Camp Nou, con la fortuna para los propietarios de los coches que en ese momento el radar portátil que tenían en el vehículo se había averiado. O cuando cada vez que paraban a Dani Alves, el extrovertido defensa brasileño les regalaba una enorme sonrisa, dedicándoles hasta canciones y prestándose a firmar autógrafos si alguien los quería para sus hijos.

¿Y nunca ningún jugador del FC Barcelona ha dado positivo en este control? Pues por ahora no, aunque en una ocasión un miembro importante del FC Barcelona estuvo rozando el larguero ¿Quién? El entrenador actual del Barça Lassa de baloncesto, Stevislav Pesic, dio un 0,12 en un control de alcoholemia. En todo caso menos del doble de lo permitido para conducir, por lo que el entrenador serbio pudo seguir conduciendo sin mayor contratiempo.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.