Después de la tormenta casi siempre llega la calma, pero en el Barça, el culebrón Neymar todavía da mucho que hablar. Esta vez le ha tocado al presidente del club, Josep Maria Bartomeu, quien ha valorado la precipitada y opaca salida del brasileño para fichar por el PSG, de quien ha dicho que “las formas no han sido las mejores”.

"Nos hubiera gustado bastante más claridad por su parte. Queremos jugadores comprometidos y que sientan que estar en el Barça es estar en el mejor club del mundo", ha manifestado durante su discurso en el 58º Congreso Mundial de Peñas del FC Barcelona, que se celebra este lunes en el Palau de Congressos de Catalunya. Y frente a la crítica hacia Neymar, el elogio hacia Leo Messi.

Para Bartomeu, el argentino es un "ejemplo" para todos los jugadores que estén ya en el Barça o quieran fichar por el equipo azulgrana. Un compromiso que, a su entender, no ha tenido Neymar: "No compartimos su decisión de irse, pero la respetamos. Hicimos todo lo posible para que se quedara, pero ahora Neymar ya es historia".

Bartomeu también ha desvelado que desde la directiva azulgrana ya intuían que el delantero podría marcharse más pronto que tarde y que por ello, “en la última renovación, aumentamos su cláusula para que, a partir del 1 de julio, fuera de 222 millones", ha explicado.

¿Y qué harán con esos millones? Según ha explicado el presidente azulgrana, se invertirá "con sentido común, rigor, serenidad y actuando con responsabilidad” para “mejorar el equipo y también el patrimonio del club". Asimimo, con la marcha de Neymar, el Barça se ha ahorrado los 26 millones que tenía que pagar al jugador como prima de renovación y que, finalmente y de forma unilateral, ha decidido no abonarle. Una extra de verano que no se ha podido llevar a París.