El boxeo ha recuperado el protagonismo perdido en Barcelona. El número de aficionados ha crecido considerablemente en la última década y la capital catalana ha acogido grandes veladas. Pero la falta de espacios para las peleas amateurs está dificultando el crecimiento de este deporte.

Los promotores de boxeo de la ciudad se quejan de la falta de espacios para organizar este tipo de eventos. Disponen del pabellón olímpico de la Vall d'Hebron para las veladas importantes, donde han llegado a poner el cartel de 'no hay entradas' y han congregado a 3.000 personas, pero este equipamiento sólo lo pueden costear en veladas importantes en las que se la asistencia multitudinaria esté asegurada.

El precio de alquilar este pabellón impide organizar peleas entre boxeadores amateurs. Hablamos de combates que reúnen entre 300 y 500 aficionados. Es por ello que los combates no profesionales se organizan en pabellones como el de Bon Pastor o Sant Andreu, con un coste más asequible y un tamaño más adaptado a las necesidades.

Xavi Moya, exboxeador campeón intercontinental IBF y propietario del gimnasio Esport Rogent, reconoce que ha tenido que irse a Terrassa para organizar la próxima velada, que se celebrará el 18 de febrero, por la falta de disponibilidad en Barcelona. “Nos íbamos a domingos por la tarde, pero ahora ni por esas”, se queja Moya, quien ha enviado emails a numerosos pabellones de la capital catalana y ha recibido respuestas negativas. Alguna, como la del pabellón de la Verneda, en la que le indican que el recinto está cerrado los domingos y que el boxeo no es una de las actividades que acogen, "como si fueramos maleantes", lamenta.

OTROS DEPORTES TIENEN PRIORIDAD

Hasta ahora, las veladas se acostumbraban a organizar los domingos por la tarde, que es cuando estos espacios quedaban libres, pero el aumento de la demanda de otros deportes, como el futbol sala o el hockey sobre patines, con equipos que hacen uso regular de las instalaciones, ha reducido la disponibilidad hasta dejar a los boxeadores sin horarios libres.

“En Barcelona hay grandes boxeadores, pero es muy difícil organizar una velada para los boxeadores más jóvenes”, denuncia Rafa Martín, púgil retirado que regenta el gimnasio KO Verdun. “Hoy, no hay un polideportivo para organizar una velada amateur”, añade.

Una clara prueba del resurgir del boxeo en Barcelona es la nueva hornada de púgiles profesionales, entre los que destacan Juli ‘The Rock’ Giner, Sandor Martín, Abigail Medina 'Bebe' o Isaac Real ‘Chaca’. Para llegar al profesionalismo, los boxeadores han de empezar en el amateurismo y con la falta de instalaciones en la ciudad se está cortando las alas a las figuras del mañana.

La infraestructura para organizar una velada se monta en una hora, pues los rings son mecanos que se levantan automáticamente, por lo que tampoco precisan mucho más tiempo del de la celebración de los combates para prepararlo todo.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.