De una sola tacada, el FC Barcelona ha hecho un doble negocio con el Everton de la Premier League. Por un lado, le ha traspasado al colombiano Yerry Mina por 30,25 millones de euros (más uno y medio en variables) y, encima, le ha cedido al portugués André Gomes -aunque su intención era vendérselo también-.

Ambos jugadores han pasado revisión médica este jueves en un hospital de Barcelona por encargo del club británico.

En realidad, se trata de un triple acuerdo entre Barça y Everton, ya que otro ex azulgrana, el francés Digne, había fichado hace apenas dos semanas por los ‘toffee’ a cambio de 20,2 millones de euros, más 1,5 en variables.

PÉRDIDA DE CONFIANZA

Mina ha tomado la decisión de dejar la disciplina azulgrana tras saber que no contaría con la confianza de Ernesto Valverde, como quedó demostrado tras el reciente fichaje de Lenglet.

La buena actuación del defensa colombiano en el Mundial de Rusia (logró los tres goles de su selección) ha sido decisiva para que el Barça lo haya revendido apenas medio año después de comprarlo por 10,8 millones al Palmeiras. En enero, Mina firmó por lo que quedaba de esta temporada más otras cinco.

Tras esperar infructuosamente una llamada del Manchester United, Mina se ha decidido por el Everton, donde gozará de la confianza del técnico Marco da Silva, quien finalmente ha resultado clave para que el central azulgrana se decantara por jugar en Goodison Park declinando otra oferta del Olympique de Lyon.

El Barça, de todas formas, se ha guardado una bala en la recamara para evitar que si el central colombiano sigue con la racha del Mundial y se convierte en un referente en Europa, la operación sea un desastre. Es por ello que ha incluido una cláusula en el traspaso, según la cual puede recuperar a Yerry Mina abonando 60 millones de euros.

SALIDA PARA ANDRÉ GOMES

Durante las conversaciones mantenidas entre el Barça y el Everton por Mina, el club inglés se interesó por la cesión de André Gomes. El centrocampista portugués era otro de los futbolistas descartados por Valverde y, pese a que el West Ham también había mostrado interés por ficharle, finalmente Gomes se ha decidido por seguir los pasos Mina para jugar en el otro gran club de Liverpool.

En realidad, lo que el Barça pretendía era venderlo por 20 millones, pero finalmente ha debido conformarse con la cesión del futbolista, por la que recibirá 2,2 millones, además de ahorrarse su ficha.