Arda Turan, el fichaje mediático de Josep Maria Bartomeu en las elecciones presidenciales del Barça de 2015, se ha convertido en su negocio más ruinoso. Dos años y medio de pagar 34 millones fijos y otros siete en variables al Atlético de Madrid, el club azulgrana ha anunciado su cesión al Estambul Basaksehir hasta junio de 2020, fecha en la que terminaba su contrato con la entidad barcelonista.

El Estambul Basaksehir se negó a fichar a Turan. No quiso asumir el coste de un traspaso y se mostró firme en que solo contemplaba una cesión. El Barça, tras fracasar en todos sus intentos de colocar al futbolista en el mercado, ha dado visto bueno a su cesión por dos temporadas y media. Le queda el consuelo de ahorrarse los ocho millones de euros de su ficha. Otra cosa es la amortización de su fichaje.

SIN MINUTOS CON VALVERDE

El Barça ha anunciado su cesión a través de un comunicado. En el mismo, el club asegura que “mantiene la posibilidad de traspasar al jugador en las ventanas UEFA y recibirá una variable en función de su rendimiento”. Tambien se especifica que el Estambul Basaksehir se reserva una opción de compra en el caso de que Arda se revalorice.

Arda ha tenido muy poco protagonismo en el Barça. Su fichaje fue avalado por Luis Enrique, pero fue una carta electoral de Bartomeu. El turco nunca se adaptó a la exigencia de jugar en un equipo de máximo nivel. Descuidó su forma física y el club le puso la cruz al acabar la pasada temporada. Con Valverde ni tan siquiera se ha estrenado en partido oficial.