El número de hurtos en la capital catalana, al alza. La juez decana de Barcelona, Mercè Caso, asegura que los juzgados están saturados y que si el número de hurtos que se producen en Barcelona no baja se atascará la actividad en el futuro.

En este sentido, Caso afirma que “hay una verdadera preocupación por saber qué está pasando y por qué tenemos estos niveles delincuenciales tan altos en Barcelona”. La juez decana también apunta que “debemos analizar por qué hay un efecto llamada tan notable y por qué la inversión en medios policiales no está resultando suficiente para frenar la llegada de carteristas”.

SUBEN LOS ROBOS CON VIOLENCIA

El pequeño delito se ha disparado en Barcelona. La capital catalana rozó el año pasado casi los 200.000 delitos. Concretamente, las infracciones penales ascendieron el año pasado a 194.212 frente a las 165.640 de 2017, según los datos del Ministerio del Interior. El incremento es del 17,2%.

Los robos con violencia subieron un 19,4% (12.277 frente a 10.285), los hurtos un 16,8% (93.460 frente a 109.154) y los delitos sexuales un 18,4%. De 645 en 2017 se pasó a 764 en 2018.

El último barómetro municipal, una encuesta que el Ayuntamiento hace cada seis meses, indica que la inseguridad es la principal preocupación de los ciudadanos (21%) por delante del acceso a la vivienda (12,3%) y el encaje de Cataluña y España (7,3%). El gobierno de Ada Colau ha recibido la peor valoración desde 2006 en esta materia, aunque en 2003, con Joan Clos como alcalde, la inseguridad preocupaba a un 28% de la población.