Interior del mercado de Fondo / √ĀNGELA V√ĀZQUEZ
Interior del mercado de Fondo / √ĀNGELA V√ĀZQUEZ

Dejadez, un ascensor sin funcionar y robos en el mercado de Fondo en Santa Coloma

Algunos paradistas denuncian el mal estado del recinto a pesar de haberse reformado hace unos a√Īos

Guardar
Angela V√°zquez
Redactora de Metrópoli Abierta

Ha sido la √ļltima gran obra en el barrio de Fondo de Santa Coloma de Gramanet. El nuevo mercado tal y como se conoce actualmente¬†cumpli√≥ hace unos d√≠as 10 a√Īos,¬†junto con la biblioteca, y la reforma no ha tra√≠do las consecuencias positivas que en su d√≠a se prometieron.¬†

Sin agua fría, puestos abandonados, temperaturas extremas en la zona de las cámaras donde se guarda el género y robos son la tónica habitual que viven los paradistas.

Exterior del mercado de Fondo en Santa Coloma / √ĀNGELA V√ĀZQUEZ
Exterior del mercado de Fondo en Santa Coloma / √ĀNGELA V√ĀZQUEZ

"NO HAY MEDIDAS"

Una de las paradistas atiende a Metr√≥poli y ense√Īa c√≥mo su trabajo se ve obstaculizado por la falta de agua fr√≠a. "No afecta a todas las paradas, pero yo as√≠ no puedo trabajar", explica la mujer, que se ofrece a hacer de gu√≠a para mostrar las numerosas "chapuzas" del recinto.

"Estuve 30 a√Īos en el mercado de Singuerl√≠n y all√≠ hab√≠a unas medidas que aqu√≠ no hay", denuncia la trabajadora, que no celebra el d√©cimo aniversario del mercado. A las 11:00 horas de la ma√Īana, decenas de vecinos se agolpan en los estrechos pasillos, pero una gran mayor√≠a contin√ļan subiendo al piso superior, donde se construy√≥ a la par un Mercadona.

"LOS LAVABOS DAN PENA"

La paradista se dirige a los lavabos de los trabajadores, mixtos. Por el camino, hace notar los defectos del suelo que pisa, que forma mont√≠culos y est√° desconchado. "Ahora mismo no se ve, pero se forma un riachuelo por una obstrucci√≥n que hay en la tuber√≠a", se√Īala la mujer.

Tampoco hay papel ni sale agua de las pilas.

Exterior del mercado de Fondo / √ĀNGELA V√ĀZQUEZ
Exterior del mercado de Fondo / √ĀNGELA V√ĀZQUEZ

UN ASCENSOR SIN FUNCIONAR

A pesar de la alta actividad de movimiento que viene siendo habitual en un mercado, uno de los ascensores no funciona desde hace más de un mes. "Aquí nadie viene a arreglar nada", explica la mujer. 

El ascensor inoperativo es fácil de distinguir: está lleno de pintadas que indican el tiempo que lleva sin funcionar. Este miércoles indica seis semanas, aunque los paradistas aseguran que ya son más. 

El ascensor sin funcionar del mercado de Fondo / √ĀNGELA V√ĀZQUEZ
El ascensor sin funcionar del mercado de Fondo / √ĀNGELA V√ĀZQUEZ

"BAJAMOS A LOS INFIERNOS"

La ruta contin√ļa y la paradista ense√Īa a este medio los almacenes, en una planta inferior a la del mercado, donde se guarda el g√©nero. Un aire cargado y una temperatura extremadamente alta caracterizan la estancia. "No se puede estar mucho rato aqu√≠", bromea la mujer, aunque al menos un mozo trabaja "todo el d√≠a" en esta zona.¬†

"Tampoco es muy salubre sacar la comida, los productos, de las c√°maras frigor√≠ficas directamente a este ambiente", denuncia la trabajadora, poniendo de relieve el chocante contraste de temperaturas. ¬ŅPor qu√©? Los motores que regulan el aire se encuentran en la misma zona. "Deber√≠an estar en el exterior".

El almac√©n del mercado, donde se guarda el g√©nero / √ĀNGELA V√ĀZQUEZ
El almac√©n del mercado, donde se guarda el g√©nero / √ĀNGELA V√ĀZQUEZ

DEJADEZ DE PARADAS

Algunos pasillos del mercado se encuentran obstaculizados por pal√©s y carretillas con g√©nero. "Esto, en teor√≠a, no se puede", explica la paradista. "Tampoco es normal tener paradas vac√≠as en este estado", se√Īala. El puesto indicado desprende suciedad y dejadez.

De las 30 paradas habilitadas en el mercado, 25 est√°n activas.

Una parada vac√≠a / √ĀNGELA V√ĀZQUEZ
Una parada vac√≠a / √ĀNGELA V√ĀZQUEZ

ROBOS 

Otra preocupación de los paradistas y de los vecinos que acuden a diario al recinto son los robos, "especialmente los sábados", explican a Metrópoli algunos clientes. Una delincuencia que se extiende por todo el barrio, incluso en el mercadillo que se monta en la plaza del Reloj, donde está ubicado, el mismo sábado.

"Antes había dos o tres mozos trabajando, ahora hay por lo menos seis o siete y no sé qué hacen", denuncia, por otra parte, la paradista, que exige soluciones y denuncia que se les cobre puntualmente la tasa, a pesar de los numerosos problemas del mercado.

Si quieres leer m√°s noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, desc√°rgate nuestra app para iOS y Android.