David Bondia ha sido el candidato a síndic/a de greuges de Barcelona que más apoyo ciudadano ha recibido en las elecciones abiertas por el Ayuntamiento de Barcelona. Se trata de un proceso participativo que apenas ha tenido votos. Solo 3.034 ciudadanos han tomado parte, mientras que entidades han sido 189. Del total, 1.414 votos han sido para Bondia, uno de los aspirantes más próximos a la alcaldesa Ada Colau [ver aquí la nota de prensa municipal], según reconocen fuentes del propio gobierno municipal y de la oposición.

SEGUNDO INTENTO DE SER SÍNDIC

Doctor en Derecho y profesor titular de Derecho Internacional Público en la Universitat de Barcelona, Bondia ya intentó ser síndic de Barcelona en 2016. En aquella ocasión, una de las personas que impulsó su candidatura fue el teniente de alcaldía del gobierno de Colau Jaume Asens, explicaron fuentes conocedoras del caso. La operación respondía al intento de controlar una institución que en ningún caso debería estar politizada, ha recordado en distintas ocasiones la actual síndica Maria Assumpció Vilà.

Entre las entidades que apoyan a Bondia, presidente del Institut de Drets Humans de Catalunya, figuran el Observatori Desc y la asociación Enginyeria Sense Fronteres (Cataluña). Ambas han recibido cuantiosas ayudas del Ayuntamiento de Barcelona. Colau trabajó en el citado observatorio casi siete años. Otros exaltos cargos municipales, entre ellos los extenientes de alcaldía Gerardo Pisarello y Jaume Asens y la exregidora de Ciutat Vella Gala Pin también estuvieron vinculados al Observatori Desc. La Fiscalía investiga las subvenciones otorgadas por el gobierno de Colau a entidades amigas.

RAMON NICOLAU GANA EN ENTIDADES

Tras Bondia, en número de votos, se ha situado el exconcejal del PSC Ramon Nicolau. Ha logrado 410 votos de los ciudadanos y el apoyo de 73 entidades, mientras que Bondia ha obtenido 57 adhesiones de entidades. Tras ellos, tanto en votos como en entidades, se ha situado el líder vecinal Jordi Giró (288 votos y 23 adhesiones de entidades.

El resto de candidatos han logrado los siguientes resultados: la arquitecta Zaida Muxí (270 votos y 10 adhesiones de entidades), la historiadora Isabel Alonso (215 votos y seis adhesiones de entidades), el abogado Ricardo de la Rosa (186 votos y nueve adhesiones de entidades, la exportavoz del sindicato USTEC Rosa Cañadell (167 votos y tres adhesiones de entidades) y el educador social Rafel López (84 votos y 8 adhesiones de entidades).

SONORO FRACASO DEL PROCESO PARTICIPATIVO

El proceso participativo se ha saldado con un sonoro fracaso. Ya lo explicó este medio hace dos semanas durante las votaciones. Solo han votado 3.034 personas del 1,6 millones de habitantes que tiene Barcelona. Las votaciones eran por internet -a través de la plataforma Decidim Barcelona- y era bastante complicador darse de alta. Ha sido tal el fiasco que incluso ha votado menos de la mitad de gente que en 2016. Entonces fueron unas 6.700 personas.

Ahora, la elección del nuevo síndic/a entra en la fase decisiva. La decisión la tiene el Consejo Plenario después de que la alcaldesa proponga un nombre. El candidato deberá contar con el apoyo de dos terceras partes del pleno, 28 de los 41 votos. No será nada fácil que los grupos municipales se pongan de acuerdo, y menos con los antecedentes políticos e ideológicos que acompañan a algunos de los aspirantes además de Bondia: Cañadell fue secretaria de Formación de Podem Cataluña, coordinadora de la gestora y candidata de Esquerra Unida, Nicolau fue concejal del PSC con Jordi Hereu y a Giró algunos partidos lo ven como el candidato de ERC aunque él lo niega...

UN SUELDO DE MÁS DE 80.000 EUROS

En principio, el nuevo síndic o síndica de Barcelona se debe conocer a finales de julio y la previsión es que tome posesión del cargo a principios de septiembre. Los mandatos del defensor/a de los barceloneses es por cinco años. El sueldo de la persona que está al frente de la Sindicatura de Greuges es de 81.972 euros brutos anuales

La función del síndic o síndica de Barcelona es la defensa de las libertades públicas y los derechos fundamentales de la ciudadanía de la capital catalana, y la institución que encabeza esta figura es la encargada de supervisar las actuaciones del Ayuntamiento. Aunque el órgano depende económicamente del consistorio, el defensor/a no recibe órdenes de ningún gobierno ni del alcalde o alcaldesa.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.