Chicas usando el urinario instalado en el Cruïlla / LAPEE
Chicas usando el urinario instalado en el Cruïlla / LAPEE

Críticas a los nuevos urinarios femeninos del Cruïlla

Las asistentes al festival aseguran que "huelen mal" y "no hay intimidad"

Guardar
Angela Vázquez
Redactora de Metrópoli Abierta

Los nuevos urinarios femeninos instalados en el Cruïlla han levantado ampollas. Lejos de agradecerse, decenas de mujeres han criticado a través de las redes sociales la insalubridad de los retretes: "Huelen mal" o "ninguna intimidad" son los comentarios más repetidos.

Los urinarios son de la marca Toi y se les ha bautizado como Pipi Women. Su diseño es abierto, por lo que permiten que varias mujeres los usen a la vez. 

OBJETIVO: REDUCIR COLAS

Según datos de la propia compañía que los comercializa, lo habitual es que el 90 % de las colas para ir a los aseos estén formadas por personas que deben orinar en cuclillas. 

Estos urinarios destacan por un diseño funcional que mantiene la privacidad de los usuarios, ya que la altura de estos dispositivos permite contar con la intimidad necesaria para realizar sus necesidades, al mismo tiempo que la cabeza queda al descubierto para ver lo que sucede en el exterior. Gracias a su diseño, no es necesario abrir o cerrar puerta alguna.

Una chica usando el urinario instalado en el Cruïlla / LAPEE
Una chica usando el urinario instalado en el Cruïlla / LAPEE

ESTROPEADOS

Por el contrario, lo que se extrae de las opiniones de las asistentes femeninas al festival es que el olor que se desprende es fuerte y desagradable. Además, no hay intimidad. Otra usuaria explica en Twitter que uno de los urinarios se estropeó y desprendía un hedor "insoportable".

Los retretes funcionan sin luz ni agua y tienen un depósito de 1.100 litros de capacidad. Unos 3.500 usos.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.