Los agentes de la unidad de Delincuencia Urbana de la Guardia Urbana que patrullan en Ciutat Vella han dicho basta. Este viernes, todo el grupo ha anunciado su decisión de dimitir en bloque, abandonando así este servicio.

A partir de la próxima semana, estos efectivos se sumarán a la brigada del distrito, poniéndo fin a la patrulla de paisano para pasar a realizar los servicios uniformados, según ha adelantado Ser Catalunya.

Un portavoz de los agentes ha apuntado a los cambios organizativos en la unidad y a la falta de reconocimiento por el trabajo realizado por parte del grupo durante años. Un duro golpe para el cuerpo y para el teniente de alcalde de Seguridad, Albert Batlle, quien podría enfrentarse a una situación de mayor inseguridad en uno de los distritos más conflictivos de Barcelona.

FALTA DE RECURSOS Y LIDERAZGO

El secretario de Organización de CSIF y agente de la Guardia Urbana, Eugenio Zambrano, ha lamentado que esta situación obedezca a "la mala gestión de Pedro Velázquez", jefe del cuerpo policial barcelonés, una situación que se repite con el intendente de Ciutat Vella. El líder sindical ha remarcado que "Ciutat Vella es uno de los distritos más problemáticos", y donde los agentes "siempre han tenido un plus sobre el resto de efectivos en Barcelona en cuanto a penosidad del trabajo".

Por ello, ha subrayado la importancia de "saber liderar y gestionar", algo que "no está ocurriendo en la Guardia Urbana". Zambrano ha apuntado a un "gran hartazgo" por la "falta de recursos y liderazgo" en el cuerpo, a lo que se suma una "precariedad laboral" que ha provocado un "desánimo y desazón importantísimo" en la Urbana.

AFECTACIÓN A LA SEGURIDAD

"Que se vaya en bloque un grupo que conoce a delincuentes, ciudadanos y asociaciones desde hace décadas va a provocar un problema de seguridad de dimensiones incalculables", ha asegurado Zambrano, quien ha recordado la "falta de recursos" que sufren se suma a esta situación insostenible.

El agente también ha señalado al intendente mayor Juan José Vilanova como "segundo jefe en la sombra" y "persona que está dando más problemas a nivel organizativo".

Respecto a la organización en Ciutat Vella, Zambrano ha explicado que el intendente José Carlos Oliva "ha hecho cambios" y los agentes "no se sienten cómodos con la nueva política de gestión".

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.