ARCHIVADO EN:

La fundación Arrels ha llevado a cabo un recuento de las personas que duermen en las calles de Barcelona y se ha encontrado con una desagradable sorpresa. El número de personas sin techo ha subido un 25 % en el último año hasta situarse en 1.195 personas.

Aunque estas son cifras provisionales, los responsables de la fundación han reconocido su sorpresa por el aumento de la cifra de personas sintecho en la ciudad, al tiempo que han destacado el aumento de personas extranjeras que actualmente están durmiendo en las calles de la ciudad.

MÁS MENORES…

Según Ferran Busquets, presidente de la fundación, una de las cuestiones que más les ha preocupado es la sensación de que ha aumentado la presencia de jóvenes que no tienen ninguna familia, los conocidos como mena, que tienen que dormir en la calle por falta de recursos.

A falta de una confirmación definitiva, desde la fundación aseguran que es muy probable que así sea ya que en la propia sede de Arrels han recibido más peticiones de ayuda en los últimos meses por parte de estos menores. Algunos de ellos no dudan en reconocer que no se fían de las administraciones, que han pedido asilo político y que, mientras tanto, se buscan la vida en la calle.

… Y MÁS EXTRANJEROS

Otro de los datos que ha sorprendido a los responsables de Arrels es que también ha aumentado considerablemente, respecto a otros años, el número de extranjeros que duermen en la calle. En este caso, los voluntarios que han ayudado a la fundación ha realizar el trabajo de campo han detectado un mayor número de ciudadanos de otros países que se encuentran en situación de desamparo.

Uno de los problemas que tienen estas personas es que no tienen facilidad para comunicarse por problemas con el idioma. Las nacionalidades que según los voluntarios más han detectado son personas procedentes de Rumanía, Marruecos e Italia.

SOLUCIONES URGENTES

Desde la fundación se ha pedido que se pongan en marcha de manera urgente las soluciones para este tipo de problemática, sobre todo en la construcción de viviendas sociales destinadas a dar cobijo a las personas que se encuentran en una situación más vulnerable.

Los 549 voluntarios que han participado en esta acitividad han recorrido 61 de los 73 barrios de la ciudad. Una de las cuestiones que se han preguntado tras llevar a cabo el recuento es que han notado la ausencia de personas sintecho a las que conocen y que no han logrado localizar en este ocasión, por lo que desde la fundación se considera que la cifra de personas que duermen en la calle es superior a la que han contabilizado en esta ocasión.

Durante el recuento también se ha detectado que en algùn distrito, como el de Sant Andreu, se ha producido un aumento considerable de personas que duermen en la calle respecto a anteriores ocasiones.