El Ayuntamiento de Barcelona ha creado una red de empresas y particulares para elaborar 300.000 mascarillas textiles que se destinarán a personal esencial no sanitario con el objetivo de ser menos dependientes de los mercados exteriores y aprovechar el tejido económico de la ciudad.

En un comunicado, el consistorio ha explicado que esta red público-privada, impulsada por Barcelona Activa, ha potenciado redes locales y solidarias para la confección de las mascarillas y ha reactivado la actividad económica de empresas textiles, industriales, de transporte, logísticas y de limpieza que participan en el proceso.

200 PUNTOS DE COSTURA

En este sentido, el Ayuntamiento ha aportado 400.000 euros para la compra de 17.500 metros de tela a empresas locales y los costes de producción. "Nos hemos anticipado a la necesidad que habrá de tener muchas mascarillas disponibles y lo hacemos en colaboración con empresas de la ciudad y entidades de ayuda comunitaria que nos ayudan en la fabricación de 300.000 mascarillas, que estarán disponibles las próximas semanas", ha explicado el primer teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni.

La red de voluntarios, que cuenta con 200 puntos de costura, recibe los tejidos a domicilio, y una vez confeccionadas, se envían a lavanderías para limpiarlas. Las mascarillas son de producción local y se han hecho con distintos tejidos específicos y homologados, que en la mayoría de casos se pueden lavar y reutilizar.

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.