Los vecinos del barrio de Trinitat Vella, en el distrito de Sant Andreu, están muy molestos por el corte de la línea 1 del metro. El recorrido de esta línea entre las estaciones de Clot y Fondo se verá interrumpido desde el 29 de julio hasta el 30 de agosto.

Este corte afectará directamente a los residentes en este barrio, que verán como durante un mes tendrán serias dificultades para moverse por la ciudad en transporte público. La línea 1 es la única que pasa por el barrio y las alternativas que les ha propuesto TMB, responsable del servicio, no les convencen.

CORTE DE TRÁFICO

Para pedir que los responsables pongan medidas urgentes para solucionar los problemas que el corte de la línea les genera, los vecinos han convocado una manifestación el día 3 de julio en la plaza de la Trinitat.

Quieren exigir a los responsables del distrito que intercedan ante TMB para que la empresa municipal responsable del transporte público les garantice que ni la movilidad de las personas del barrio ni el tiempo que deben emplear en ir de un lugar a otro se verán afectada por ese corte.

MENOR FRECUENCIA

Entre otras razones, los usuarios del barrio que habitualmente viajan en metro consideran que el tiempo que emplean viajando en el suburbano se multiplicará mientras duren las obras, con los perjuicios que eso puede causarles.

Los principales damnificados serán aquellos que tienen que desplazarse por motivos laborales y que hasta ahora tienen el tiempo de desplazamiento controlado. Sin embargo, el hecho de viajar en superficie en lugar de hacerlo en metro hace que la duración del trayecto dure mucho más, con todo lo que ello implica.

Los usuarios tienen en cuenta no solo que el metro es más rápido que el autobús, sino también por el hecho de que la frecuencia de paso del suburbano es mucho mayor que la de los autobuses. Otro factor que es une a la queja de los vecinos.