Barcelona en Comú reprocha a la Generalitat que haya multado al portavoz de Élite Taxi, Tito Álvarez, con 8.000 euros por organizar diversas protestas entre el 17 y el 24 de enero de 2019 que provocaron el corte de principales avenidas de Barcelona como la Gran Vía. 

"Rechazamos el intento de criminalización de la Generalitat y expresamos todo nuestro apoyo a Tito Álvarez", ha escrito la coalición de izquierdas en su cuenta de Twitter. "El derecho a la protesta y a la huelga deben estar garantizados en la lucha por los derechos", añade en un mensaje que ha sido respondido por el mismo líder sindical con un "gracias".

La Generalitat argumenta que las movilizaciones en contra de las licencias VTC no fueron comunicadas y considera que infringió la conocida como Ley Mordaza y a Ley Orgánica reguladora del derecho de reunión. El expediente detalla siete actos de denuncia de los Mossos d'Esquadra, una de la Policía Portuaria y otra de la Guardia Civil.

ACUSACIONES DE 'REPRESIÓN'

En un comunicado de este martes, Álvarez asegura sentirse "confundido" y con "sentimientos encontrados". El sindicalista, la cara visible estos últimos años de las protestas del Taxi contra las licencias VTC, defiende la libertad de expresión y acusa a la Generalitat de ejercer la misma represión que el Estado con el encarcelamiento de los líderes de la ANC y Òmnium Cultural, Jordi Sànchez i Jordi Cuixart. 

"Qué diferencia hay entre la represión del estado hacia los Jordis y la represión de la Generalitat hacia mi persona o cualquiera que coja un megáfono y defienda sus derechos?", escribe molesto. 

Álvarez avisa que recurrirá las sanciones "hasta las últimas consecuencias" y que no piensa "pagar un duro".  "Yo no soy responsable de los 5000 taxistas que dormimos en la Gran Vía porque yo decido por mí y mi asociación no convocó nada. Quizás la próxima vez lo mejor será que dejemos al sector descontrolado", concluye.