El primer teniente de alcaldía del Ayuntamiento de Barcelona, Jaume Collboni, ha destacado este lunes que los daños en el espacio público de Barcelona durante los altercados de la semana pasada ascienden por ahora a 2,7 millones de euros. Sin embargo, la cuantía aumentará en los próximos días. Fuentes municipales han confirmado a Metrópoli Abierta que todavía quedan desperfectos por reparar. El socialista ha asegurado que el consistorio reclamará, por vía civil, el valor de los daños a los causantes

Collboni ha comparecido ante los medios de comunicación tras reunirse este lunes por la mañana con los agentes económicos de la ciudad. A este encuentro, presidido por la alcaldesa Ada Colau, han acudido representantes de los Gremis d'Hotels y Restauració de Barcelona, así como de PIMEC, Foment del Treball y Fira de Barcelona. La reunión también ha contado con la presencia de los máximos responsables en Cataluña de los sindicatos CCOO y UGT.

Las afectaciones tuvieron una especial repercusión en determinadas zonas de la ciudad, como plaza de Urquinaona, Vía Laietana y sus alrededores, donde los locales de restauración y comercios se vieron obligados a bajar la persiana en jornadas con alta facturación como la del pasado viernes para evitar que los altercados destrozaran sus establecimientos. El director general del Gremi de Restauració, Roger Pallarols, ha dicho que las ventas cayeron entre un 50 y u 60% en el conjunto de la ciudad, mientras que en las distintas zonas 0, los establecimientos es que como si no hubieran abierto en toda la semana.

COLABORACIÓN PÚBLICO-PRIVADA

El primer teniente de alcadía no ha dado datos sobre las pérdidas en los establecimientos de la ciudad. "Es difícil tener datos inmediatos sobre el impacto económico”. Y ha expresado la necesidad de "rebajar la tensión" para "recuperar la normalidad" en Barcelona. En la comparecencia, Collboni  ha destacado la “buena colaboración público-privada” en unas jornadas especialmente difíciles. A modo de ejemplo, el edil ha citado que el Gremi de Restauració y el Gremi d’Hotels realojaron a personas y ayudaron a sacar de la vía pública todo tipo de objetos que podían ser utilizados como armas.

CANCELACIONES

El presidente del grupo municipal socialista ha subrayado que no se iniciará ninguna campaña de recuperación de la imagen hasta que la situación se normalice. "Actualmente, informamos a los visitantes y turistas qué pasa en Barcelona”, ha añadido Collboni. El consistorio ha intensificado los puntos de información en zonas turísticas de la ciudad y en el aeropuerto y la presencia en las redes sociales “Tiene que cesar la violencia”, ha enfatizado el socio de gobierno de Colau.

La semana pasada se cancelaron varias obras de teatro y otros espectáculos y conciertos. Collboni confía en que la normalidad se instale de nuevo en Barcelona. “No tenemos que pensar que la recuperación no será rápida”, ha comentado el edil, que ha agradecido la llamada de Pedro Sánchez, presidente del Gobierno español, a Colau. De la misma manera, ha insistido en que “tiene que haber una solución política” al actual problema catalán.

Collboni ha comparecido solo ante los medios de comunicación. El director general del Gremi de Restauració ha explicado que agentes del sector económico de la ciudad se han negado a salir con él porque la tarde del lunes, el gobierno municipal iniciaba la aprobación de las ordenanzas fiscales​ de 2020, que prevé "multiplicar por cuatro las tasas de terrazas". Según Pallarols, muchos establecimientos no podrán pagar el nuevo impuesto si sale ratificado.