ARCHIVADO EN:

El gobierno de Ada Colau se abre a revisar el plan antihoteles aprobado el mandato pasado. Lo ha dejado entrever este miércoles la teniente de alcaldía del Ayuntamiento de Barcelona, Janet Sanz, tras una sentencia que declara nulo el artículo del Plan especial urbanístico de alojamientos turísticos (PEUAT) que obliga a los hoteles que lleven a cabo una reforma integral o estructural a reducir un 20% las plazas del establecimiento.

Según Sanz, de las 10 sentencias recibidas, la mitad son favorables al Ayuntamiento y las otras cinco dicen que hay algunos puntos del PEUAT que hay que revisar, como el punto 15.4, que obliga a los empresarios a reducir las plazas en cabo de llevar una gran reforma en un hotel. Varias de las demandas interpuestas por el sector iban contra este aspecto. Dicho de otra manera, Colau tendrá que introducir modificaciones en el PEUAT tras los dictamenes judiciale. También su socio de gobierno, el PSC, está por la labor y en el pacto de gobierno firmado figura que se revisará el PEUAT.

SENTENCIA QUE NO ES FIRME

Al respecto, Sanz ha reconocido que algunas sentencias inciden en el punto 15.4 y ha recordado que este precepto se incorporó a petición de algunos grupos municipales para sacar adelante el proyecto. "Tenemos que aclarar que dice la propia sentencia. La estamos leyendo y analizando", ha subrayado Sanz, que consultarán con el tribunal y los propios servicios jurídicos municipales como rehacer este punto para que se ajuste a la ley. La regidora ha recordado que la sentencia no es firme y que" siempre queda la posibilidad de presentar un recurso de casación". 

Sin embargo, Sanz también ha querido quitar importancia al fallo y ha asegurado que ninguna de las sentencias judiciales recibidas hasta ahora pone en duda la puesta en marcha de un plan para regular la actividad turística en la ciudad. "No hay duda a nivel jurídico ni judicial sobre el instrumento que pusimos en marcha. Teníamos la potestad para hacerlo", ha insistido.

"Venimos a poner orden a una actividad que estaba desregulada. Ahora hay un aval jurídico y judicial a la decisión que tomamos y que culminó en la aprobación del PEUAT a principios de 2017. Tenemos un plan que está vigente que nos permite gobernar el turismo de otra forma y su implementación en la ciudad de Barcelona", ha subrayado Sanz, que ha recordado que el consistorio ha recibido unos 120 contenciosos administrativos contra el PEUAT. 

CRÍTICAS DE JUNTSxCAT

Desde las filas de Junts per Catalunya, la regidora Elsa Artadi ha recordado que su partido ya votó en contra del PEUAT. Artadi no ve sentido a una normativa de este tipo que, en su opinión, perjudica la economía de la ciudad y la proyección turística. Artadi ha emplazado al gobierno municipal a no presentar un recurso de la sentencia y ha defendido la necesidad de llevar a cabo una reforma del PEUAT lo más pronto posible. "Barcelona tiene que apostar por un parque hotelero cada vez mejor y por un turismo de calidad".