Una paloma teñida de distintos colores deambula sola y sin rumbo por Barcelona. Vecinos de Sant Andreu alertan a través de las redes sociales sobre la aparición de esta misteriosa paloma en la calle. No puede volar. Apenas puede caminar. Las incógnitas se multiplican y las versiones son dispares. Algunos creen que se trata de una gamberrada, otros consideran que es una cara ave de competición que ha huido de su dueño. Pero, ¿de qué se trata?

Al parecer, la primera hipótesis está descartada. Según han confirmado fuentes de la Guardia Urbana a este medio, a diferencia de otras ocasiones, esta paloma con las plumas pintadas no se utilizaba como reclamo turístico para generar dinero ni tampoco se corresponde con un acto vandálico. “Si lleva anillas y está pintada, blanco y en botella: es una paloma de competición llamada vulgarmente de picas o palomos deportivos”, cuenta la presidenta de la asociación Corazón de Paloma, Susana López, a este medio. En las anillas suele indicarse el número de identificación o contacto para dar con el dueño. “Está considerado maltrato animal, lo hemos planteado en el grupo de trabajo de aves urbanas del Ayuntamiento”, detalla. 

COLOMBICULTURA, EL CORTEJO DE LOS MACHOS

Esta actividad deportiva, conocida como colombicultura, consiste en el cortejo de los machos para conseguir “llevarse” a la hembra al palomar o estar el máximo de tiempo con ella. Durante el transcurso de la prueba de dos horas de duración se producen lances o situaciones que suman puntos para el recuento final. Es por eso que cada dueño colorea a su palomo de tal forma que sea distinguible. La práctica es ampliamente conocida en regiones como Valencia y Murcia, aunque en Barcelona también existe esta tradición.

Palomas participando en un concurso de colombicultura
Palomas participando en un concurso de colombicultura 

Según los expertos en la materia, en la actualidad se busca “un palomo de buen tamaño, de porte arrogante, muy resistente al vuelo, luchador en el suelo y celoso de la hembra, con una inteligencia suficiente que le permita recordar los lugares donde ha parado la paloma para volver a buscarla”.

OTRAS PRÁCTICAS DEPORTIVAS CON PALOMAS

Pero no es el único deporte de palomas extendido. Existe otra modalidad con palomas mensajeras. Los dueños adiestran a las aves para que recorran un trayecto a la mayor velocidad posible. El objetivo es que luego vuelvan desde donde han empezado. “En las ciudades está quedando en desuso”, desvelan fuentes de la Federación Columbòfila Catalana de Coloms Missatgers.

El obstáculo en este caso son los edificios y la falta de espacios para criaderos. Una de las zonas más populares para llevar a cabo estas prácticas era antiguamente Sant Andreu de Palomar (de ahí el nombre), donde curiosamente se ha avistado a la colorida paloma que nos atañe.

Las entidades animalistas denuncian el uso de animales para fines ociosos y también cargan contra la gestión del actual consistorio liderado por Ada Colau en clave animalista. Tal como especificó la candidata de PACMA, Ana Bayle, en una entrevista con este medio, el proyecto de esterilización y gestión de plagas en Barcelona ha resultado ser “un fracaso”. Por un lado, por la falta de implantación de las píldoras anticonceptivas para palomas, conocidas como ovistop, en toda la ciudad; por otro, por sacrificar a unas 1.000 palomas de plaza Catalunya durante la navidad para instalar el mercado de comercio justo que sustituía a la pista de hielo del gobierno de Xavier Trias.