El primer teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, ha explicado este miércoles que el Ayuntamiento ha incrementado el control de los bicitaxis que circulan por la capital catalana con el objetivo de "reducir drásticamente" el número de estos vehículos en la ciudad. Según ha asegurado Collboni, en el mes de julio se han doblado las confiscaciones respecto a junio, alcanzando un total de 122.

TURISMO DE CALIDAD

El socialista ha afirmado que esta forma de movilidad turística no encaja en el "modelo de turismo de calidad que quiere Barcelona", indicando que "Barcelona no es Bombay", por lo que "hay carriles bici que son para bicis; aceras para peatones, y un modelo de turismo que queremos que sea respetuoso".

En la capital catalana se encuentran circulando, aproximadamente, unos 2.000 vehículos de esta tipología, de los que tan solo 510 están inscritos en el registro municipal que marca la normativa.

REGULACIÓN

Collboni ha afirmado que este tipo de transporte está actualmente en un "limbo legal" por lo que Rosa Alarcón, concejal de Movilidad, ha explicado que se está trabajando con la Dirección General de Tráfico para que se incluyan en el Código de Circulación.

De la misma manera, Alarcón ha explicado que la intención del consistorio es abordar con la Generalitat la regulación de este sector como actividad económica, sosteniendo que esta actividad "no contribuye en nada al modelo Barcelona" ni mejora la movilidad de los vecinos, porque está enfocada al turismo.