ARCHIVADO EN:

Sois una de las primeras asociaciones de vecinos de L'Hospitalet. ¿Qué motivó vuestro nacimiento?

Lo motivó el Plan Parcial. Se querían tirar muchas casas, la asociación nació en la clandestinidad, tiene 48 años. Muchas de las personas que formaron la asociación eran políticos en la transición en el Ayuntamiento de Hospitalet. En cada momento ha ido cambiando, se consiguió evitar que se tiraran muchas casas, que se urbanizara. No se tuvo en cuenta a los vecinos en un plan que suponía la demolición de más de 200 viviendas. El barrio había crecido sin control, se quería hacer un plan urbanístico con las calles más amplias porque empezaba a haber mucho tráfico y otras modificaciones, como acabar con el Mercado de Collblanc. Los afectados comenzaron a movilizarse, nació la asociación de los afectados. La problemática duró cuatro o cinco años.

Otra época importante fue la campaña del agua, que fue a nivel de toda Cataluña. Se ponían todo tipo de impuestos, estuvimos 10 años con esta reivindicación junto a toda la asociación de vecinos. Hace un par de años, tuvimos un tema importante, el de los locales de fumadores, que empezaron a proliferar como setas. En la calle Pujós, por ejemplo, tenían dos o tres. Presionamos al Ayuntamiento, tardamos casi dos años pero conseguimos que uno se cerrara porque vendía a menores y el otro porque comercializaba otro tipo de estupefacientes que no eran los adecuados.

¿Cuáles son los principales proyectos que estáis impulsando desde la asociación?

Tenemos dos líneas. Una es la parte reivindicativa, y la otra la parte social. Tenemos proyectos ligados a servicios sociales y a la entidad Itaca, un centro de niños y jóvenes que derivan a las familias para venir a la tienda solidaria que tenemos. Además tenemos un ropero en el que la ropa es de vecinos voluntarios. La gente llega a través de los servicios sociales. La campaña de Reyes también la trabajamos con Itaca. Montamos una carpa en la asociación, decoramos el pasillo, hacemos una chocolatada... Una fiesta para niños de familias con necesidades. Por otra parte, tenemos un proyecto de informática abierto al vecindario, especialmente para personas que tienen dificultad para buscar trabajo. Finalmente tenemos otro pequeño proyecto que hemos comenzado hace poco. Hemos habilitado una sala con libros de consulta, para que los niños hagan deberes, poner películas en un momento dado...

Contamos con una iniciativa a medio proyectar, intentaremos dar a conocer el barrio desde el punto de vista de las actividades que se han hecho en la asociación desde sus inicios. Son visitas guiadas para que la gente conozca el barrio.

En la parte reivindicativa se encontraría el Pont d'en Jordà, una fábrica en la que estamos pendientes sobre si se desokupa. Queremos “esponjar” el barrio, tenemos problemas de espacio. Sobre la plaza Espanyola hemos tenido una reunión hace poco, hemos conseguido entre entidades y vecinos buscar una fórmula de plaza para que todo el mundo salga beneficiado. También tenemos el tema de tala de árboles...

Los vecinos se han indignado con la tala...

Lo hemos dicho siempre y lo han reconocido. El Ayuntamiento no ha sabido explicarse bien. A veces hacen las cosas un poco “a lo bruto” y no se explica bien. Hay que buscar la parte positiva, esto tiene que servir para ir más con pies de plomo.

Reivindicaciones vecinales históricas enmarcadas en la asociación
Reivindicaciones vecinales históricas enmarcadas en la asociación / RP

¿El Ayuntamiento escucha vuestras demandas?

Las escucha, otra cosa es que las haga efectivas. También es verdad que a veces reivindicarías muchas cosas pero te preguntas donde está la gente. No salen de casa, aquí siempre somos los mismos. Somos un barrio que está pegado a Barcelona, la gente tiende a hacer vida en Sants. Por tradición, tampoco ha estado nunca demasiado implicada en tejidos asociativos de Hospitalet, se va a Barcelona. Es una lástima, pero es así. Además siempre ha sido un barrio muy habitacional, el comercio ha perdido mucho. Todos se van a las grandes superficies. Además, en Hospitalet no hay una cohesión de ciudad.

El Ayuntamiento tampoco potencia lo que hay en los barrios. Hay intenciones, pero cuesta mucho sacarlo adelante. También está el relevo generacional. El barrio se desarrolló en oleadas migratorias. 1900, 1920, 1960. Las tiendas se abrieron, aproximadamente, en las mismas épocas. Ha llegado la jubilación y se han jubilado todos de golpe, los hijos no han continuado el negocio, a algunos no les ha salido a cuenta. En estos momentos un alquiler medio en el barrio de un piso se va a los 800 o 900 euros, una tienda puede llegar a ser...

¿Hay un problema de vivienda en el barrio?

Mucha gente se está yendo porque no puede pagar el alquiler. Es un tema de leyes. Yo puedo pedir por mi piso lo que me dé la gana mientras me lo paguen, no hay ninguna ley que lo regule. Aquí han llegado a pagar 800 euros por una habitación. La gente no quiere alquilar, se ha puesto muy de moda el piso turístico. Queremos que esté más regulado, algunos alquilan por libre porque les sale más a cuenta. Es lo mismo que el tema de los okupas. Ahora se puede okupar todo. Si te toca un juez benevolente, bien, si no te lo tienes que comer. A veces son de cajas que no sabes si son de fondos buitres o de donde son... hay un vacío legal.

Además del asunto de la vivienda, ¿cuáles son las problemáticas del barrio que más preocupan a los vecinos?

Hay una falta de espacio, en el barrio vive mucha gente y no tenemos tantos espacios, principalmente de sociabilidad, zonas deportivas... Hay un problema de gentrificación. Además hay mucha gente que no está empadronada. También faltaría vivienda de protección oficial. Se están eliminando espacios que podrían tener un servicio para beneficios de muchos tipos. También hay que decir que la cuestión de la vivienda oficial no depende solo del Ayuntamiento, también está la Generalitat.

En el barrio hay un problema importante de incivismo, crea inseguridad. En la Guardia Urbana les han ofrecido a los agentes mucho antes de lo normal, por una parte entran efectivos y por la otra salen, nos quedamos en el mismo punto de partida. Tenemos un problema con los hurtos, pero esto pasa aquí y en Barcelona.

Además, hay muchas entidades, muchas asociaciones pero no se dan a conocer lo suficiente. Es muy difícil crear masa crítica en Hospitalet y el Ayuntamiento no ha sacado adelante los mecanismos suficientes para que la hubiera.

Comercios en la calle Occident
Comercios en la calle Occident / RP

Os ha dado la sensación que el Ayuntamiento se ha preocupado más de la zona de Gran Via y de aprovechar la moratoria hotelera de Colau en Barcelona que de solucionar estos problemas?

Sí. Las famosas plusvalías que se sacan... Muchas veces intentan explicarte que esto favorece... a veces te gustaría saber de qué manera. Ellos tienen muy claro lo que quieren, otra cosa es que escuchen a otros partidos o a la gente. Hospitalet era un pueblo agrícola. Poner un espacio de memoria histórica, el pasado agrario de Hospitalet... Iniciativas que se hablan pero no se sacan adelante, los partidos de la oposición no paran de reivindicar estas cosas. Un Ayuntamiento que lleva 40 años gobernando está muy bien asentado, la gente se está comenzando a movilizar.

El presidente de la AV Sant Ramon comentó a este medio que su barrio, limítrofe con Collblanc, sufría una invasión de vecinos de L'Hospitalet, especialmente en materia de aparcamiento. ¿Cómo valora estas declaraciones?

Cada persona tiene su opinión. Nosotros no ponemos fronteras a la gente, cualquier persona del municipio que quiera puede venir al barrio sin problema. Cada uno lo puede ver desde su punto de vista.

¿Cómo se plantea el futuro para el barrio?

Con mucha reivindicación porque los ayuntamientos son demasiado burocráticos. Por ejemplo, para los cambios en la plaza Espanyola dan un par de años, pero yo creo que durará una legislatura. O el Fum d'Estampa, que se está cayendo a trozos y llevamos más de dos años detrás de este polideportivo. Es una lástima. La gente quiere respuestas.