ARCHIVADO EN:

La nueva zona infantil del nuevo parque de la Canòpia Urbana, en la plaza de les Glòries, apenas ha estado dos meses abierto. El gobierno de Ada Colau se vio obligado a cerrarlo la semana pasada por inseguro después de que hace unos días un listones de seguridad de los toboganes se malmetieron a causa de las últimas lluvias, informa el Ayuntamiento, que apenas facilita información sobre el problema.

Los listones dañados sirven para impedir que los pequeños suban por donde no tocan. Los operarios tendrán que cambiarlos y cuando se haya arreglado los desperfectos, el espacio volverá abrir "en los próximos días", añaden las fuentes municipales consultadas, que dicen no disponer de los costes de la reparación. La valla de acceso está cerrada y precintada por el Ayuntamiento.

AL MENOS DOS VECES CERRADO

La zona de juegos infantiles se encuentra en la parte de montaña de la nueva plaza de les Glòries, dentro del parque de la Canòpia Urbana, que abrió el pasado 6 de abril. La actuación ha supuesto la transformación de una superficie de 45.860 metros cuadrados, de los que 20.410 metros cuadrados son de zona verde. El parque cuenta con una explanada verde de una hectárea, la Gran Clarian que está rodeada de un paseo con árboles.

Uno de los toboganes de la zona infantil de Glòries / JORDI SUBIRANA
Uno de los toboganes de la zona infantil de Glòries / JORDI SUBIRANA

Unas horas después de la petición de información de Metrópoli Abierta al consistorio, la teniente de alcaldía en funciones, Janez Sanz, se ha referido a la clausura de la zona. Sanz ha explicado que se han producido algunos problemas en el suelo, elementos de madera y afectaciones de la lluvia de la semana pasada, es decir los daños parecen ser mayores de lo que en un principio se ha dicho. Ha añadido que las obras no tendrán ningún coste para la ciudad y que esper que el parque vuelva a abrir en pocos días. Según la regidora, en otras ocasiones ya se han producdo problemas similares en otras zonas de juegos estrenadas en la ciudad. 

Algunos vecinos explican que también se ha desprendido una de las barras situadas junto al tobogán de mayor tamaño. Afirman que algunos padres se cuelgan en ellas y, probablemente, se rompieron, y que no es la primera vez que la zona cierra desde que se puso marcha a principios de abril. Ni las fuentes municipales ni Sanz lo han desmentido.