El gobierno de Ada Colau ya tiene listas las luces de Navidad, al menos en los despachos. El 2 de junio, el Ayuntamiento de Barcelona ha publicado la licitación del contrato para la instalación de la iluminación navideña por un valor de 762.891,13 euros, IVA incluido. Aunque está a punto de llegar el verano y la ciudad está inmersa en plena desescalada del coronavirus, la máquina administrativa no puede parar para que la contratación cumpla con todos los requisitos y el calendario estipulado. Siguiendo la tradición, y si nada lo tuerce, el alumbrado navideño llegará a finales de noviembre. Este año, las luces se renovarán y se instalarán en estrecha colaboración con los ejes comerciales.

Según el pliegue técnico de la licitación, que cierra la presentación de ofertas el próximo 17 de junio, este 2020 el Ayuntamiento quiere una iluminación de Navidad más ambiciosa, tanto en calidad como en cantidad. El objetivo es engalanar una parte importante de las calles del centro de la ciudad y las más emblemáticas de los 10 distritos. Una de las principales novedades de este año es que, por primera vez, se iluminarán las fachadas de los mercados municipales. El consistorio barcelonés estima que el valor del contrato es de 1,3 millones (con IVA), incluyendo las posibles prórrogas, entre otros conceptos. Las luces las pagarán a medias comerciantes y Ayuntamiento, y el municipio se encargará de las reparaciones y mantenimiento de todos aquellas instalaciones que formen parte del plan del consistorio.

El Ayuntamiento plantea un relato navideño "integral en toda la ciudad" que, dentro de la diversidad, mantenga una misma estética. Desde el punto de los valores, la iluminación expresará la "cultura mediterránea, como uno de los elementos más compartidos por la ciudadanía". Desde un vertiente icónica, se apostará por usos que garanticen un modelo de luces "integrador con una iconografía neutra", con motivos modernos, abstractos o figurativos con originalidad y centrados en la calidad estética más que en la simbología. La expresión iconográfica tendrá que garantizar la no discriminación de personas ni colectivos en función de su condición económica, de género, edad u origen. Y desde el punto de vista energético, la iluminación deberá buscar soluciones técnicas innovadoras para fomentar un uso racional y sostenible.

DE PLAZA DE CATALUNYA AL PARAL·LEL

La licitación se divide en 12 lotes, según distintas zonas y espacios de la ciudad en los que se quiere poner luces y los trabajos de montaje, desmontaje y mantenimiento (lote duodécimo). Así, en el primer lote, el Ayuntamiento prevé iluminar la plaza de Catalunya con 44 arcadas. Será la primera vez que esta zona se ilumina como Dios manda, más allá de las luces que había ahora en la feria municipal y en algunos de los comercios más conocidos. El segundo lote plantea instalar 160 arcadas de luces en la calle de Aragó (entre Bailèn y Aribau) y en Gran Via (entre Bailèn y Muntaner). Y el tercer lote dispone que se coloquen guarniciones navideñas en la plaza de Urquinaona, la avenida del Para·lel (entre Cabanes y Margarit) y Via Laietana (entre el paseo de Colom y la plaza de Urquinaona). Via Laietana tendrá luces de Navidad por segundo año consecutivo. El conjunto del tercer lote deberá incluir 180 arcadas como mínimo. 

El cuarto lote hace referencia a la calle de Balmes, desde el paseo de Gràcia hasta la Diagonal. En estos emplazamientos, el consistorio pondrá la guarnición Els estels de Nadal, que consta de 5.000 metros de guirnaldas en 5.800 portalámparas con sus correspondientes bombillas. El quinto lote es de calles donde el tejido comercial está afectado por "obras de larga duración", según el pliegue técnico. Se trata de calles de distintos distritos, entre ellas las de Povença (entre Villarroel y Viladomat), Comte d'Urgell (entre Mallorca y Rosselló), el entorno del mercado de la Abaceria, Pelai, los entornos de la plaza de Soller, Gran de la Sagrera (entre Rovira i Virgili y Garcilaso) y la plaza del Mercadal de Sant Andreu. El lote debe incluir, al menos, 90 arcadas con 70 figuras de farola. 

EL PLA DE BARRIS

Las luces de Navidad llegarán también este año al Pla de Barris, que intenta revertir sin demasiado éxito hasta ahora las desigualdades​ en algunos de los barrios más pobres de la ciudad. Entre los puntos que se iluminarán en el sexto lote figuran la calle de Avinyó (entre Escudellers y Mercè), los comercios y el mercado de Ciutat Meridiana, los entornos de la plaza Roja, la avenida de Rasos de Peguera con Vallcivera, la plaza del Baró de Viver, Alfons el Magmànim y parte de la Rambla de Prim y de la Rambla de Guipuscoa. Este lote prevé como mínimo 160 arcadas y 110 figuras de luz.

Luces de Navidad, en Barcelona / EFE
Luces de Navidad, en Barcelona / EFE 

El séptimo lote prevé recuperar 60 puntos de luces de la asociación de comerciantes de Trinitat Vella y otros 10 de la Fundación Km 0 del Raval, lo que permitirá engalanar el Turó de la Trinitat (entre Tossal y Vinya Llarga) y Robadors (entre Sant Pau y Hospital), entre otras vías. El octavo lote explica las guarniciones navideñas que tendrán distintos puntos de los distritos de Sant Martí, Gràcia, Sant Andreu y Horta-Guinardó. Este lote prevé luces de Navidad en tramos de las calles de València, Rogent, Clot, Concili de Trento, Rambla del Poblenou, Gran de Gràcia, Marià Aguiló, Gran de Sant Andreu, Pujades y Pons i Gallarza, entre otras vías. El Ayuntamiento prevé que el lote incluya como mínimo 240 arcadas.

LUCES EN DIAGONAL

El noveno lote es de la iluminación de Navidad que tendrá el Eixample y que incluye guarnición en tramos de las calles de Cartagena, Padilla, Mallorca, Dos de Maig, Diputació, Consell de Cent, Casanova, Aribau, avenida de Gaudí, Còrsega, Lepant y Sardenya. Este lote, con un mínimo de 188 arcadas, incorpora la iluminación de Diagonal, entre la plaza de Francesc Macià y Enric Granados, una zona de la ciudad que lleva dos años sin disponer de luces (aunque la pasada Navidad se instalaron una parte de ellas) y que puso en pie de guerra a los comerciantes

El lote décimo, con no menos de 210 arcadas, desglosa las luces de la campaña navideña en Ciutat Vella. Entre las calles que este año se iluminarán en la zona más antigua de la ciudad figuran Fontanella, Estruc, Moles, Comtal, Santa Anna, Portal de l'Angel, Canuda, Duc, la plaza de la Vila de Madrid, Portaferrissa, Pi, la plazoleta de Montcada, Rec y el paseo del Born. Finalmente, el undécimo lote de la contratación​ prevé la iluminación de 39 mercados con leds que reproducirán frases con los conceptos Navidad, Mercados y Calidad. Se harán 55 unidades con ocho frases distintas.

La campaña navideña, con más luces y de más calidad, debería servir para asentar la recuperación económica en el tejido comercial de la ciudad. O esa es la esperanza municipal, aunque la última palabra la tendrá el coronavirus. El primer teniente de alcaldía de Barcelona, Jaume Collboni, también confía notablemente en el Mobile de 2021 como punta de lanza para la reactivación de la ciudad a nivel internacional.  

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.