Barcelona mantendrá la prohibición de alquilar habitaciones por menos de un mes para impedir la proliferación de estancias turísticas y "preservar la función social de la vivienda". Actualmente ya no se permite la implantación de estos hogares compartidos y este seguirá siendo el marco normativo vigente en la ciudad a partir del 6 de agosto cuando finaliza el plazo de un año otorgado por la Generalitat para regular el alquiler de habitaciones turísticas, ha explicado este miércoles el Ayuntamiento de Barcelona.

El consistorio ya aprobó inicialmente el pasado enero la actualización del Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (PEUAT), que prorrogó la suspensión de licencias y que en su articulado tampoco admite la implantación de los hogares compartidos en la ciudad.

FUNCIÓN SOCIAL DE LA VIVIENDA

El texto de la actualización del PEUAT aprobado inicialmente no admite los hogares compartidos en la ciudad "para preservar la función social de la vivienda y evitar una saturación de habitaciones turísticas que provocaría problemas de convivencia, impactaría en el mercado de la vivienda y perjudicaría el comercio de barrio y proximidad".

Sin embargo, el consistorio ha subrayado que a día de hoy sí se pueden hacer alquileres de habitaciones de más de 31 días para uso habitual o de larga duración, como los que se hacen habitualmente a estudiantes o trabajadores temporales. Esta tipología de alquiler está regulada por el Código Civil y por la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU), y en este aspecto no habrá ningún cambio en adelante y se seguirán permitiendo, ha aclarado el consistorio. 

Si quieres leer más noticias como esta y estar informado de la actualidad de Barcelona, descárgate nuestra app para iOS y Android.