La Via Laietana se encuentra en una situación límite. Tras años de reivindicaciones por parte de vecinos y comerciantes, la inacción continúa imperando ante la necesidad de reforma que se debe llevar a cabo en una de las arterias más importantes de la capital catalana. Lejos de estar en un escenario político activo ante esta situación, el gobierno de Ada Colau ha dado la espalda a este asunto durante su legislatura.

PROCESO PARTICIPATIVO ESTÉRIL

David González, presidente de la Associació de Veïns i Comerciants de Via Laietana, asegura que "más allá del proceso participativo y las líneas maestras presentadas de como creían ellos que debería ser la Via Laietana no nos consta que se haya hecho nada más", en alusión al gobierno municipal de los comunes. De esta manera, vecinos y comerciantes han sido testigos del incumplimiento del compromiso por parte de la administración Colau de atender las necesidades de reforma que necesita esta calle. 

González también ha criticado en declaraciones a Metrópoli Abierta que desde la asociación se estuvo en desacuerdo "con imposiciones y criterios ideológicos" sobre las reformas que se tenían que llevar a cabo por parte del consistorio, por lo que no consiguieron tener "un proyecto claro y definido", así como un "calendario" establecido para su realización.

CARRIL BICI EXCESIVO

Una de las críticas realizadas desde el colectivo es el desproporcionado impulso del carril bici que se pretendía hacer desde el Ayuntamiento, dificultando así tanto la movilidad a pie como el tráfico rodado.

"Se impulsaba el carril bici dentro de la vía, lo que hipotecaba espacio para el viandante y el vehículo privado", indica González. Mediante este proyecto, pues, el gobierno municipal pretendía acabar con algunas de las peticiones de vecinos y comerciantes, como la ampliación de las aceras a unos cuatro metros para facilitar el tránsito de viandantes.

REIVINDICACIONES

Debido a la disposición geográfica en la que se encuentra, la asociación apuesta por mantener la conexión mar-montaña que facilita Via Laietana. Además, tal y como argumenta González, se realizó "un informe con la Universitat Politècnica de Catalunya", del que se desprendía que no se necesitaba hacer "un Madrid Central", sino que el objetivo era llevar a cabo una ampliación de las aceras hasta "unos cuatro metros", eliminando así "el carril central reversible".

De la misma manera, el colectivo apuesta por la realización de carriles en sentido sur y norte diferenciados, uno dedicado al tráfico rodado de carácter privado y otro para autobuses y taxis.

La planificación llevada a cabo por la asociación también cuenta con otros aspectos, como "la iluminación, residuos y la reubicación de paradas de autobús, así como mantener el punto de giro en la plaza de Antoni Maura" con la finalidad de mejorar la circulación del tráfico rodado.

Vista virtual de una futura plaza d'Antoni Maura
​Vista virtual de una futura plaza d'Antoni Maura / ASS VEÏNS I COMERCIANTS VIA LAIETANA

BUEN ENTENDIMIENTO CON EL PSC

El presidente de la asociación ha destacado el buen entendimiento que se ha establecido con los socialistas. "Hemos tenido mucho contacto con el PSC, especialmente con Daniel Mòdol, con él nos entendimos muy bien". Sin embargo, Mòdol ya no es regidor en este mandato.

Por este motivo, González ha asegurado esperar que con el nuevo gobierno municipal de coalición se facilite el impulso de las reformas, tras estar decepcionados por la administración Colau, que ha sido "muy poco diligente en llevar a cabo la obra", considerándola "no prioritaria" y "marcando unas líneas maestras con mucho peso ideológico".

ENCUENTROS EN SEPTIEMBRE

En estos momentos, el colectivo formado por vecinos y comerciantes se encuentra a la espera de los movimientos que pueda hacer el nuevo gobierno municipal. González, por su parte, afirma que ya tiene confirmada una reunión con Jordi Rabassa, consejero técnico de Ciutat Vella por parte de los comunes, para conocer cuales son las intenciones municipales respecto a este proyecto en la presente legislatura.

Por otra parte, el presidente de la asociación también tiene previsto otro encuentro, en este caso con el experto en urbanismo Daniel Mòdol y el primer teniente de alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, para hacer seguimiento de este caso. Y es que, tal y como indica González, "la Via Laietana no puede esperar, se debe ejecutar la obra en este mandato y hacerlo bien".